Por incordia Madonna pierde acceso a cines en EEUU

Alegadamente, la Reina del Pop arruinó la proyección del filme “12 años de esclavitud” en NYC, iluminando y haciendo ruido con su teléfono celular
Por incordia Madonna pierde acceso a cines en EEUU
Madonna no se ha disculpado por el incidente que se le imputa.
Foto: AP / Invision

La presencia de la veterana Madonna en el Festival de Cine de Nueva York la semana pasada ha generado un gran revuelo en la opinión pública, pero lejos de deberse a la expectación mediática que la reina del pop siempre suscita, en este caso podría deberse a sus malos modales y a las faltas de respeto que habría protagonizado durante la proyección de una película.

De hecho, la popular artista recibió un aluvión de reproches mientras el público trataba de ver una de las películas que se presentaban en el festival, “12 años de esclavitud”, con el molesto sonido de las teclas y la luminosidad de la pantalla del móvil de Madonna como banda sonora de fondo. Lejos de percatarse de que estaba perturbando la tranquilidad y concentración de quienes le rodeaban, la cantante se defendió llamando a sus detractores “esclavizadores” y justificando el uso de su teléfono por motivos de “negocios”.

El episodio protagonizado por Madonna ha llegado a oídos del presidente de la cadena de salas de cine donde se celebra el certamen de cine neoyorquino, Tim League, quien no ha dudado en vetar públicamente la entrada de la intérprete a cualquiera de los establecimientos que tienen repartidos por todo Estados Unidos, al menos hasta que la ambición rubia se disculpe ante aquellos a quienes ofendió con su actitud.

“Hasta que no emita una disculpa pública a todos los que asistieron al festival, Madonna no podrá entrar en ninguna de las salas Drafthouse”, escribió el principal ejecutivo de la empresa, quien poco después quiso reafirmar su decisión ante los medios de comunicación.

“En principio, hasta yo mismo me tomé a broma la situación y lo que tuiteé no fue más que el resultado de un momento de diversión. Pero teniendo en cuenta lo mal que ha sentado su ofensa a los fanáticos del cine, hemos decidido que continuaremos con la prohibición hasta que demuestre un poco de humildad ante el mundo. Sé que no le va a cambiar la vida el hecho de no poder ir al cine, pero debe aprender que es de mala educación usar el móvil mientras se ve una película”, indicó al portal Entertainment Weekly.