La Casa Blanca rechaza “inaceptable” plan republicano

El Gobierno afirma que el nuevo proyecto de los congresistas es un intento por complacer al Tea Party
La Casa Blanca rechaza “inaceptable” plan republicano
El presidente Barack Obama se reunirá hoy con líderes demócratas de la Cámara de Representantes para discutir el plan presentado por la bancada republicana.
Foto: AP

Washington – El proyecto de ley anunciado hoy por los republicanos de la Cámara de Representantes para evitar la suspensión de pagos en el país es “inaceptable” para el Gobierno del presidente Barack Obama, informó la Casa Blanca en un comunicado.

Los republicanos presentaron un proyecto de ley paralelo al que está siendo elaborado de manera bipartidista en el Senado con el objetivo de reabrir la Administración, cerrada parcialmente desde el día 1, y evitar caer en la suspensión de pagos a partir de este jueves.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, presentó el texto que contempla la financiación temporal del Gobierno hasta el 15 de enero y elevaría el techo de la deuda federal hasta el 7 de febrero a cambio de retrasar uno de los impuestos de la ley sanitaria de Obama durante dos años.

La Casa Blanca criticó el nuevo plan asegurando que el proyecto es un intento por complacer a los congresistas del Tea Party, el ala más conservadora del Partido Republicano.

La vocera de la Casa Blanca, Amy Brundage, dijo que la propuesta republicana de condicionar la reapertura del gobierno y la elevación del tope de deudas a cambios en la ley de seguro de salud es un “intento partidista por complacer a un pequeño grupo de republicanos del Tea Party que forzaron el cierre del gobierno”.

Brundage anunció que el presidente Obama se reunirá con líderes demócratas de la Cámara Baja en las próximas horas mientras continúa las negociaciones y se acerca el plazo para elevar el tope de deuda o caer en el impago de cuentas.

El proyecto de los republicanos, que será sometido a voto mañana, está inspirado en el que propuso la senadora republicana Susan Collins la semana pasada en la Cámara Alta, y que fue rechazado por los demócratas al entender que no debe haber concesiones adicionales, como la que se refiere a la reforma de salud, por el hecho de mantener la financiación de la Administración.

Los líderes del Senado, el de la mayoría demócrata, Harry Reid, y el de la minoría, Mitch McConnell, se hicieron cargo de las negociaciones durante este fin de semana después de que las conversaciones entre el presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, y el presidente, Barack Obama, quedasen en punto muerto.

Reid y McConnell dijeron el lunes estar acercando posturas y se mostraron optimistas de poder alcanzar un acuerdo a lo largo de la semana.