Junte de fuerzas contra el robo de celulares en NYC

Solo en el 2012 se registraron 16,000 robos de estos dispositivos electrónicos
Junte de fuerzas contra el robo de celulares en NYC
El año pasado se registraron 16,000 robos de dispositivos electrónicos en Nueva York.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York — El candidato favorito a ser el próximo alcalde, Bill de Blasio, retomó por un día su actual puesto de Defensor del Pueblo para proponer medidas tecnológicas que frenen el creciente robo de teléfonos celulares en Nueva York.

“Tenemos números extraordinarios en el aumento de robo de celulares. En 2012 incrementaron un 40% en comparación con el año anterior”, dijo el demócrata durante una conferencia de prensa realizada ayer junto al fiscal general Eric Schneiderman.

“Es nuestra obligación detenerlos… en 2012 se registraron 16,000 robos de dispositivos electrónicos“, indicó De Blasio. “No es sólo un robo de celular, es un acto de violencia donde alguien puede resultar herido, o puede ser mortal”.

De Blasio se unió así a la coalición Secure Our Smartphone (Asegurar Nuestros Teléfonos Inteligentes, S.O.S.), creada hace unos meses por el propio Schneiderman y el fiscal distrital de San Francisco George Gascon.

“Esto es una epidemia nacional… es fácil robar los teléfonos, limpiarlos y revenderlos en el mercado negro”, dijo Schneiderman. “Es un problema mundial que requiere una solución global”.

Una de las soluciones, según De Blasio, es trabajar en conjunto con los principales fabricantes como Apple, Google/Motorola, Samsung y Microsoft, y pedirles que desarrollen un sistema preventivo que proteja a los usuarios de teléfonos inteligentes.

Una vez robado el teléfono o tableta, el sistema “Kill swicht” borraría toda la información y dejaría el teléfono inservible, explicó Schneiderman.

“Estoy de acuerdo, preferiría que la compañía destruya la información y el teléfono a que otra persona tenga mi información”, dijo Javier Ramírez, un peruano de Queens, quien indicó que hasta ahora no ha sido víctima de robo.

El empleado de una sucursal que vende teléfonos y que prefirió no ser identificado indicó que las compañías AT&T y T-Mobile tienen actualmente un sistema que impide que un teléfono que ha sido reportado como robado pueda volver a ser conectado.

“Se reportan bastantes robos de celulares, pero desde hace tres meses tenemos una lista de estos teléfonos y no pueden volver a ser usados en ningún país”, dijo el vendedor de Long Island. “Algunos usuarios se iban para sus países, los vendían allá y después regresaban para reportarlos robados. Ahora ya no se puede hacer”.