La Agencia de Conservación corteja latinos

Si bien los hispanos comprenden más del 17% de la población nacional, un informe de recreación del 2013 indica que son hispanos sólo el 7% de los que participan en recreación al aire libre. Hasta menos hispanos, un 4% participa, en la restauración y conservación de los peces y la fauna silvestre.

¿Será por falta de interés de parte de la comunidad hispana o es falta de promoción por parte de las organizaciones e industrias de restauración y recreación la que ha fomentado tal brecha en la participación?

Integrantes del U.S. Fish and Wildlife Service reconocen que mientras que quedan afectados los hispanos tanto como sus vecinos en cuanto a los temas que aborda el servicio, ni el gobierno ni las industrias de recreación se han acercado a este segmento de la población de rápido crecimiento en los Estados Unidos.

Si bien existen iniciativas destinadas a aumentar la diversidad de la fuerza laboral de 10,000 del servicio de la Agencia de Conservación, entidad dependiente del Departamento del Interior, ninguna oficina dentro del departamento se ha enfocado específicamente en la diversidad en cuanto a la participación del consumidor y otros, sino hasta hace seis meses, dice Noemí Pérez de la Office of Partner Liaison del U.S. Fish and Wildlife Service.

Pérez fue nombrada hace cinco meses al cargo de personas interesadas poco tradicionales y directora de medios de comunicación. Se puso a desarrollar la plataforma de personas interesadas poco tradicionales, la cual incluiría todo grupo con interés directo en temas de custodia para la protección de los peces y la fauna silvestre.

La restauración del medio ambiente y la conservación de la fauna silvestre son el paso fundamental hacia el desarrollo de un medio ambiente saludable para los seres humanos y para la fauna silvestre. Los hispanos no pueden hacer caso omiso del tema, ni tampoco se puede hacer caso omiso de los hispanos, explicó Pérez.

“Nuestras autoridades y nuestros socios reconocen que el país está cambiando”, dijo Doug Hobbs, jefe de la Office of Partner Liaison del U.S. Fish and Wildlife Service. “Si vamos al éxito, la gente tiene que apoyar lo que hacemos. Tiene que ser relevante en su vida, y tenemos que poner esfuerzo de nuestra parte para llegar a los que normalmente no participan”.

Históricamente los latinos, al igual que los pueblos indígenas de las Américas, han protegido el medio ambiente. Con el tiempo, la vida urbana y las restricciones monetarias han sido factores en alejar a los hispanos de estas áreas, aunque el alejamiento también se debió a la falta de promoción, dice Hobbs.

“Lo que beneficia a la fauna y el hábitat silvestres en última instancia también beneficia al ser humano”, dice Hobbs.

Hobbs dice que la estrategia multifacética de promoción es “un nuevo modelo…No podemos quedarnos cruzados de brazos y suponer que la gente se interesará”. Está promoviendo el proyecto como uno que podrán implementar las otras oficinas para promover la diversidad.

El subdirector del U.S. Fish and Wildlife Service, Rowan Gould, sugiere que, “Lo que nosotros hacemos surte un impacto sobre el tejido cultural del país”. Biólogo quien ha trabajado con el servicio durante casi 40 años, Gould enfatiza que las personas que atiendan los temas ambientales de aquí a 20 o 30 años van a ser diferentes. “Tenemos que cambiar para ser relevantes. Como biólogo, yo comprendo que se necesita a personas que tengan otra perspectiva”. En lo que va cambiando la sociedad, también tienen que ir cambiando las instituciones.