Nelson Mandela une al mundo al partir a la eternidad

Ciudadanos de todos los colores y razas lamentaron el fallecimiento del expresidente de Sudáfrica que logró cambiar la historia
Nelson Mandela une al mundo al partir a la eternidad
Unos bailaban y otros lloraban, pero en Sudáfrica todos exaltaban a su eterno líder, Nelson Mandela.
Foto: AP

Johannesburgo, 6 dic – Después de varios meses enfermo por una infección pulmonar, el expresidente de Sudáfrica Nelson Mandela falleció a los 95 años, una pérdida que conmocionó a su país y entristeció al resto del mundo.

Madiba, tal y como se le conocía popularmente en su país, murió en su casa de Johannesburgo y el anuncio oficial de su fallecimiento se produjo cuatro horas más tarde, a través de una alocución del actual presidente, Jacob Zuma, televisada y radiada por los medios públicos.

“Nuestro querido Nelson Rolihlahla Mandela, el presidente fundador de nuestra nación democrática, ha muerto”, comunicó el mandatario.

Mandela, el líder incansable que consiguió derrotar al régimen del “apartheid”, fue hospitalizado en estado grave el pasado 8 de junio por una recaída de la infección pulmonar que padecía, y su estado pasó a ser crítico el 23 de junio.

Pese a los continuos mensajes de mejora lanzados por su familia y por la Presidencia del Gobierno, su salud se fue deteriorando progresivamente. “Sabíamos que este día llegaría, lo cual no puede disminuir nuestro sentido de pérdida profunda y duradera“, reconoció Zuma.

La muerte de Madiba generó una instantánea reacción en todos los rincones del planeta, pero la más emocional partió de sus propios conciudadanos, que se reunieron por centenares frente a su vivienda del barrio de Hougton para despedirle.

Lo hicieron incluso antes del anuncio oficial, porque algunos medios de comunicación informaron de que la familia Mandela se había reunido con urgencia a última hora de la tarde.

Agitando banderas, con cámaras, flores, canciones y bailes, centenares de personas de distintas razas y religiones homenajearon al gran héroe sudafricano al grito de “Nelson Mandela, Nelson Mandela”.

Su calle, a la que los vehículos no podrán acceder durante los próximos días por la acumulación de gente, ha quedado convertida en un lugar de culto.

Los líderes mundiales reaccionaron ante su pérdida y lanzaron mensajes de reconocimiento hacia la figura de Mandela, uno de los grandes héroes que consiguió cambiar el curso de la Historia.

“Mandela hizo más de lo que se puede esperar de cualquier hombre”, resumió el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien confió en que su legado continúe inspirando a la humanidad.

“Su ejemplo y su legado político a favor de la libertad y la no violencia, así como su repudio a cualquier tipo de racismo, quedarán como una inspiración para el mundo entero y por mucho tiempo”, coincidió la canciller alemana Ángela Merkel.

“Guiará a todos aquellos que luchan por la justicia social y por la paz en el mundo”, apuntó la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff.

“Luchó con una gran fuerza de voluntad para eliminar el ‘apartheid’ y conseguir el gran logro de poner la reconciliación nacional en el centro de proyecto de nación” subrayó el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

“Estoy profundamente apenado por la muerte de Nelson Mandela, un campeón por la justicia“, admitió el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Uno de los mensajes más significativos llegó del que fuera su mayor rival político, el último presidente del régimen racista sudafricano del “apartheid”, Frederick De Klerk: “Fue un honor trabajar con él en el proceso que condujo a la adopción de una Constitución y nuestras primeras elecciones democráticas”.

Mandela se convirtió en 1994 en el primer presidente negro de la historia de Sudáfrica y lideró junto a De Klerk una transición democrática que evitó una guerra civil entre blancos y negros en el país austral.

Había salido de prisión cuatro años antes, tras pasar encarcelado 27 años por sus actividades contra el régimen segregacionista, en cuyas cárceles contrajo los problemas respiratorios que le han provocado la muerte.

“Lo que hizo a Nelson Mandela grande fue precisamente lo que le hizo humano. Vimos en él lo que buscamos en nosotros mismos. Siempre te querremos Madiba. Que tu alma descanse en paz“, dijo el presidente Zuma para despedirse.