Un chequeo anual es primordial para la familia

Una vez tras otra, los estudios demuestran que nuestra comunidad tiene un mayor riesgo de contraer enfermedades como la diabetes, el cáncer de cuello uterino y el VIH/SIDA. En la ciudad de Nueva York, el 45% de las nuevas infecciones por el VIH ocurren entre los hombres latinos y afroamericanos.

Factores como la falta de un seguro de salud y las altas tasas de sífilis (que puede facilitar la propagación del VIH) hacen que nuestros jóvenes hermanos e hijos gays tengan más dificultades para acceder a las pruebas y a la atención médica, y que tengan un riesgo mayor de infección por el VIH que sus pares blancos. Las tasas de infección por el VIH entre las mujeres latinas también son mayores—más de cuatro veces más altas—que las de las mujeres blancas. Las latinas también presentan tasas mayores de virus del papiloma humano(VPH) que las mujeres blancas, y tasas desproporcionadas de cáncer de cuello uterino. De hecho, la tasa de mortalidad por cáncer de cuello uterino esdos veces mayor entre las latinas que entre las demás mujeres. El cáncer de mama, que es la principal causa de muerte entre las latinas, se detecta en sus primeras etapas con menos frecuencia en nuestra comunidad. También tenemos un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la gonorrea y la clamidia.

Seguimos enfrentando estas disparidades—que desgraciadamente muchos de nosotros conocemos personalmente—porque barreras como el costo, la falta de seguro de salud, la ubicación y disponibilidad de los centros de salud, y otros factores culturales y lingüísticos, hacen que a menudo nos resulte difícil acceder a los servicios de salud que necesitamos, incluyendo los cuidados preventivos de salud. Pero podemos hacer mucho más por nosotros y nuestros seres queridos.

Sabemos que estas barreras no desaparecerán de un día para otro. Pero sí hay una cosa sencilla que nuestra comunidad puede hacer para ayudar a reducir estas disparidades. Debemos hacernos chequeos cada año—o incluso con más frecuencia— y animar a nuestros amigos y familiares para que hagan lo mismo.

Detectar a tiempo elas enfermedades puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Por ejemplo, 9 de cada 10 mujeres que detectan el cáncer de mama a tiempo viven por lo menos cinco años más, o incluso muchos años más. Con demasiada frecuencia el VIH se propaga porque las personas no saben que están infectadas.

En Planned Parenthood of New York City (PPNYC) hacemos que los servicios de salud sean accesibles para todos. Trabajamos para eliminar barreras como el costo y el idioma, ofreciendo pruebas asequibles de VIH y ETS, pruebas de Papanicolaou, exámenes de mama y mamografías, exámenes de cáncer de cuello uterino, e información bilingüe tanto en la red como en nuestras oficinas. Nuestros Promotores de Salud ayudan a que las latinas y las inmigrantes latinas puedan acceder a servicios de salud sexual y reproductiva. Otros programas, como la iniciativa Las Pruebas Nos Hacen Más Fuertes, del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, ayudan a los hombres afroamericanos gays y bisexuales a obtener la información y el acceso a las pruebas del VIH que necesitan con tanta urgencia.

Este año haz tu chequeo anual, incluyendo pruebas de VIH y ETS. Lo puedes hacer en PPNYC o con otro proveedor de atención médica. Vale la pena, para que podamos estar saludables, por nuestras familias y nuestras comunidades.