Richard Páez, mentor del título del Mineros e ilusión del fútbol venezolano

El técnico venezolano Richard Paéz reapareció en el balompié de su país tras seis años de ausencia y se coronó campeón del torneo Apertura local con el Mineros, ilusionando a su club y al fútbol de Venezuela, un país ansioso por mejorar la imagen de sus equipos en torneos internacionales.
Sigue a El Diario NY en Facebook

Caracas, 17 dic (EFE).- El técnico venezolano Richard Paéz reapareció en el balompié de su país tras seis años de ausencia y se coronó campeón del torneo Apertura local con el Mineros, ilusionando a su club y al fútbol de Venezuela, un país ansioso por mejorar la imagen de sus equipos en torneos internacionales.

Luego de pasar por Perú y Colombia, con el Alianza Lima (2008) y el Millonarios (2010-2012) respectivamente, el estratega volvió a su país luego de aceptar una firme propuesta del Mineros, que concedió todas las exigencias del entrenador para formar una plantilla competitiva y con aspiraciones importantes de títulos.

A Paéz se le atribuye gran parte del mérito por la evolución del fútbol venezolano tras dirigir a la selección mayor de ese país durante seis años, situando a Venezuela entre los mejores 50 equipos del mundo por primera vez, según FIFA.

Aquel impulso acabó con una larga y triste historia de goleadas en contra que llevó a la Vinotinto a ser apodada “la cenicienta” de Suramérica.

El estratega se ha caracterizado por dirigir equipos ofensivos, de buena técnica, rápida circulación de balón y juego a ras de césped, una inusual elegancia futbolística en su país.

Ha mantenido una fidelidad a su filosofía de juego en todos los clubes que ha dirigido, intentando implantarlo con el Alianza Lima, con el que fracasó, y con el colombiano Millonarios, al que hizo campeón de la Copa Colombia en el 2011.

Aquella hazaña puso a Venezuela en plano internacional, con Páez a la cabeza como el primer entrenador de ese país en ganar un título en el extranjero, y con César Farías implementando un estilo en la selección venezolana que dio resultados más que positivos.

La llegada de Paéz en agosto pasado al Mineros lo puso nuevamente el tapete en Venezuela, el retorno de un ‘Robin Hood’ futbolero, que ayudaría al club en la reciente Copa Sudamericana, en la que avanzó hasta la segunda fase, por primera vez, donde cayó ante el paraguayo Libertad.

El conjunto ‘negriazul’ realizó una importante inversión en la contratación de jugadores, con una de las plantillas más caras del torneo venezolano, además aceptó el proyecto de Paez de trabajar a largo plazo con las categorías inferiores, que el equipo creó hace apenas dos años.

A partir de entonces, su dedicación se concentró en el Torneo Apertura local, ganó once partidos, empató cinco y tan solo perdió uno, para titularse campeón con 38 puntos, tres más que el Caracas.

“La identidad se hizo presente y se ganó. A mí no me gusta ganar como sea, sino ganar bien. Es un premio para esta gran hinchada”, declaró Paéz luego de culminar el encuentro frente al Deportivo Lara en la última jornada del Apertura.

Este laurel le da la posibilidad de jugar la final por el título anual y otorga al Mineros un boleto directo a la Copa Libertadores del 2015, torneo en el que ha participado en cuatro ocasiones, y en el que ningún club venezolano ha superado la fase de grupos desde el 2009, cuando el Caracas alcanzó los cuartos de final.

La Pandilla del Sur, como se le conoce en Venezuela, está en su mejor momento desde 1989, cuando se tituló campeón absoluto del certamen venezolano, que en ese entonces se disputaba en otro formato, y es el octavo equipo distinto en ganar un torneo corto en los últimos 10 años.

Las dudas ahora son cuánto tiempo se mantendrá el Mineros como dominador y si podrá escaparse de los problemas que azotan al fútbol venezolano, con equipos que cambian de año en año de sede, campeones que se ahogan en crisis financieras en plena temporada y la falta de arrastre del público.

El desenlace del campeonato venezolano mostró además una interesante disputa de los tres entrenadores que suenan como favoritos para suceder a César Farías en la selección venezolana, en el que incluyen a Páez, junto a Noél Sanvicente (Zamora) y Eduardo Saragó (Caracas).

“Es momento de evolucionar. Es algo de naturaleza humana. El salto de calidad está ahí, y creo que Venezuela tiene cómo darlo”, expresó hoy el entrenador venezolano al diario caraqueño El Nacional.