Carmen Fariña: una sabia decisión

Carmen Fariña: una sabia decisión
carmen Farina
Foto: EDLPMariela Lombard

La nueva Canciller de Educación, Carmen Fariña, ha experimentado de primera mano todos los niveles del sistema educativo de esta ciudad. Ella fue maestra en una escuela pública en Cobble Hill y principal de la Escuela Pública 6. También fue superintendente del Distrito 15, donde trabajó junto al hoy alcalde De Blasio cuando sirvió en la junta escolar. Fariña también fue vicecanciller bajo el canciller Joel Klein. Ahora, pasa a dirigir todo el sistema.

Nunca en la historia de la ciudad de Nueva York hemos tenido un canciller que ha trabajado en todos los niveles del sistema. La única vez que esto casi ocurrió fue con Anthony Alvarado (Canciller entre 1983 y 1984). Lamentablemente, él no estuvo en el puesto suficiente tiempo como para poder tener un impacto en el sistema. Él también se desempeñó bajo una estructura muy diferente, ya que en ese entonces no había ningún control del alcalde sobre el sistema educativo.

Carmen Fariña está en un lugar envidiable. No sólo tiene el pleno respaldo del alcalde, sino que dirige un sistema en el que tiene mayor control para poder hacer mejoras. ¡Una posibilidad tentadora para cualquier educador!

Muchos han escrito acerca de los desafíos que enfrentará la nueva canciller, como la negociación de los nuevos contratos con el sindicato de maestros (UFT), implantar los estándares académicos federales ‘common core’, y revisar temas espinosos como la evaluación de los maestros y la cohabitación de las escuelas chárter. Pero Carmen Fariña tendrá muchas herramientas a su disposición para hacer frente a estos desafíos y dejar un legado perdurable.

Como ella ha dicho muchas veces: “Lo más importante es lo que ocurre en el aula”. Estoy totalmente de acuerdo. Es en el salón de clases donde ocurre la magia, y todo lo demás debería reforzar eso. Cada decisión debe basarse en cómo apoyar el aprendizaje de los niños, no la búsqueda de conflictos artificiales que poco tienen que ver en realidad con la educación de nuestros niños.

Mientras ella mantenga ese enfoque, se pueden hacer grandes cosas. Toda estrategia, opción o método es válida para ayudar al aprendizaje de los niños. Es hora de ser audaces e innovadoras. El futuro de nuestros hijos depende de ello. Tengo esperanzas.