Asia Oriental: territorio caliente

Sigue a El Diario NY en Facebook

Sin pretender amargarles el comienzo de este año 2014 y aunque en lo personal lo he iniciado esperanzado, no puedo decir lo mismo de lo que afronta el mundo ante la tensión persistente en Asia Oriental.

La amenaza de guerra es generada por líderes, algunos con síntomas de locura, calculadores y codiciosos, que prometen ser salvadores y otros movidos por intereses que van más allá de la ideología, la economía y de conflictos territoriales.

Uno de los títeres es el “brillante camarada”, como le llaman al chiquitín Kim Jong-un, quien gobierna a Corea del Norte. El dictador amenaza la paz mundial por deporte. Advirtió a los Estados Unidos que provocará una “mortal catástrofe nuclear en 2014”.

Él actúa como en los peores tiempos de las purgas estalinistas. A mediados de diciembre resolvió fusilar por traidor a su tío y mentor, Jan Song Thaek, acusándolo de “socavar el Estado con intrigas y métodos despreciables”, aunque hay rumores de que fue por “mujeriego, corrupto y drogadicto”.

Kin Jong-un, con 30 años de edad, heredó el reinado de terror que data de su abuelo Kim Il-sung, un marxista-leninista que interpretó a su manera la ideología comunista, creando su propio estilo, donde el culto a la personalidad y a las extravagancias lo volvieron intocable y un opresor sanguinario y perverso.

Ante la mirada despreocupada del mundo, el pequeñín, que parece un personaje salido de una caricatura, está envalentonado por el apoyo cómplice de Rusia y ahora nuevamente de China, con quien aparentemente enmendó relaciones después de las dificultades por las pruebas nucleares. Ambas naciones ignoran a propósito que Corea del Norte usa el narcotráfico para financiar su gobierno.

La tensión y los temores de un ataque han hecho que Japón inicie el camino hacia el re-armamentismo, después de casi 7 décadas. El gobierno anunció que destinará 235 mil millones de dólares a comprar armas para enfrentar un eventual conflicto por la disputa territorial que mantiene con el régimen chino y ante el nerviosismo regional.

Las que conocíamos como fuerzas de autodefensas de Japón se preparan para convertirse en un ejército.

Mientras se sigue caldeando la zona, China crece su riqueza vertiginosamente, en confabulación con inversionistas de todo el mundo. Desde 2008 es la segunda potencia económica mundial, superando a los Estados Unidos. Es la mayor exportadora del planeta y la segunda importadora.

Abrirse al mundo occidental le ha permitido conquistarlo aunque sigue siendo enemigo enmascarado. Los planes van más allá de una compleja estrategia comercial. China ejecuta una maniobra que la fortalecerá en lo militar. Para ir conquistando adeptos ingenuos el presidente Xi Jinping admitió en el 120 aniversario del nacimiento de Mao Zedong, que el líder no fue un dios y que cometió errores. ¡Qué novedad!

Ante los ojos del mundo China se mostró molesta por las pruebas nucleares de Corea del Norte, pero tras bambalinas es un aliado estratégico, porque el terrorífico chiquitín Kin Jong-un, le es muy útil para mantener en vilo la región, mientras Pekín podría estar maquinando dar un zarpazo militar que tomaría desprevenido al mundo occidental.

Titter: @RaulBenoit