Celebrando a mujeres gigantes

La candidatura de Melissa Mark-Viverito para líder del Concejo Municipal no surgió como milagro de la noche a la mañana con la victoria de Bill de Blasio. He visto como el hilo de la noticia en los medios en inglés han relacionado este triunfo al poder del nuevo alcalde, cuyo apoyo a la concejal fue incondicional.

Pero creo importante hacer hincapié en algunos puntos para el registro histórico de los hechos verídicos y no de los chismes políticos.

La versión popular niega la participación de una comunidad sabia y astuta con experiencia y habilidad para lograr una meta política. Y tampoco le rinde homenaje a la visión, planificación, y la energía que salió de Melissa quien reunió una fuerte red de hermanas – mujeres Latinas.

Hace más de 24 meses que comenzaron reuniones entre líderes latinos para asesorar a la concejal y hablar “a calzón quita’o” sobre sus posibilidades para ganar la elección como “speaker”. Lo sé porque estuve en una reunión el 9 de noviembre del 2011.

Una vez que ella tomó su decisión se elaboró una estrategia donde varias personas claves tenían su asignación. Entre esas personas están la congresista Nydia Velázquez y Lorraine Cortez Vázquez – que fue la primera latina en un puesto estatal al ser nombrada Secretaria del Estado por el gobernador Eliot Spitzer. No solo sirvieron de mentoras para Melissa sino que expandieron el círculo de mujeres influyentes que laboraron calladamente durante estos dos años para ayudar a cumplir el sueño de la concejal.

Se recaudaron fondos, se llevó el mensaje a otros círculos, se hicieron reuniones donde la meta era apoyar su candidatura sin importar quien ganara la contienda para alcalde.

Velázquez y otros trajeron a la mesa décadas de sofisticación política adquirida en muchas luchas. En 1992, contra obstáculos y atentos sobre su carácter en la prensa, Nydia derrotó al titular Stephen Solarz para convertirse en la primera puertorrriqueña (y todavía la única) en el Congreso. Alguien le puso el apodo de “giant killer.” Fue ella quien lideró la campaña para la nominación de la jueza Sonia Sotomayor y también fue ella quien instó la candidatura de un grupo de jóvenes progresistas que hoy son concejales –entre ellos el primer mexicano.

Con la victoria de Melissa, Nydia se ha convertido en “giant maker” o por qué no decir en el buen sentido de la palabra “La Cacique”.

El camino a esta victoria no fue para Melissa algo fácil. Al contrario, durante los largos meses de campaña para alcalde cuando se asumía que de Blasio perdería, Melissa entendió que sería muy difícil para ella si ganaba Christine Quinn, pero nunca abandonó sus intenciones de ser candidata para el puesto. Ni se enfadó con los que estaban con Quinn o con Bill Thompson. Ella entendió desde el principio las reglas del juego y se sometió a todas las pruebas.

Aun cuando eres claramente cualificada – se requiere tenacidad, enfoque exacto, y francamente los cojones políticos para lograr hacer historia. Le tiraron con todo y la acusaron de “bruja millonaria”. Pero ella sabía que esto no sería fácil y que no era un concurso de belleza y ternura. Sin embargo, el hecho de que no pudo contar con el apoyo de cuatro concejales puertorriqueños hasta que fueron obligados a votar el día de la elección, quedará grabado en la historia. También quedará grabado el ejemplo de solidaridad entre mujeres y otros latinos, especialmente los concejales dominicanos, que vieron la presidencia del Concejo al alcance de nuestra comunidad.

Después de la celebración lo que deberíamos hacer es trabajar con ella, y con todos sus colegas, para utilizar esta oportunidad que tenemos de llevar esta ciudad adelante.