La opción es un salario digno

La idea del senador Marco Rubio de reemplazar el Crédito Impositivo a los Ingresos Bajos (EITC) por un subsidio federal es una pésima propuesta para combatir la pobreza.

El EITC es una manera eficiente de elevar los ingresos de millones de familias trabajadores que ganan poco. También es un blanco de preferido de los conservadores quienes se quejan no tiene nada que ver con pagos de impuestos y tiene problemas de fraude.

Por eso no sorprende que la propuesta de Rubio en contra la pobreza reemplace el crédito por un “aumento federal salarial” en forma de subsidio que estaría incluido en en el cheque de pago. La idea del posible aspirante presidencial es expander el radio de ayuda del EITC, que se centra en trabajadores con niños, para que llegue a más adultos solteros.

La aspiración de ayudar a más gente no es mala, el problema es que la propuesta quiere ser presupuestalmente “neutral” o sea que no habrá gastos adicionales. En resumen, se gastará el mismo dinero aumentando la cantidad de beneficiarios, resultando en una ayuda menor para los niños de las familias trabajadoras pobres. Las matemáticas no mienten .

El subsidio federal al salario propuesto por Rubio ayudará al trabajador y a la empresa que le permite seguir pagando un sueldo de pobreza. Todo a costa de los contribuyentes.

Esta no es una idea conservadora. Mas lógico es aumentar el sueldo mínimo, especialmente a los empleados de grandes empresas que están redituando importantes ganancias y mantienen sólidas reservas en efectivo.

El aumento de ingresos y el EITC es por hoy la manera más directa de combatir la pobreza. Rubio quiere sobresalir con propuestas nuevas, aunque disparatadas y contradictorias. Los trabajadores pobres en el país mas rico del mundo no deberían necesitar un subsidio federal de este tipo como el que propone el senador, sino un salario digno acorde a su labor y a las posibilidades reales de su empleador .