La clase media emigra

La violencia generalizada y los cambios políticos radicales explican la emigración de las clases medias latinoamericanas. Su ausencia también explica por qué la clase media mexicana se queda en casa
Sigue a El Diario NY en Facebook
La clase media emigra
La violencia por la guerra contra los cárteles de la droga ha generado la huida de personas y familias de clase media a estados como Texas y California.
Foto: Shutterstock

MIGRACIÓN

Hace unas semanas leí un dato sobre el perfil educativo de los migrantes mexicanos en Estados Unidos: solo el 10%tiene estudios universitarios. No me interesa echar lamentos sobre la ausencia de profesionales entre migrantes mexicanos.

Tomo el dato en cuestión como un indicador de que la clase media mexicana, en general, no emigra a los Estados Unidos. Hay miembros de la clase media en este flujo migratorio, pero son pocos. ¿Por qué? No lo sabemos muy bien. Y es que los científicos sociales somos buenos para explicar por qué suceden las cosas. Pero somos muy malos para explicar por qué, cuando las condiciones están dadas, el resultado esperado no sucede.

Las desigualdades en el desarrollo y las diferencias salariales que son las condiciones fundamentales de la migración entre México y Estados Unidos también impactan a la clase media mexicana, pero no parecen ser suficientes para alentar la migración en masa de los profesionistas de la nación azteca. Los clasemedieros mexicanos se quejan amargamente de los bajos salarios y la falta de oportunidades laborales, pero eso no los lleva a votar con los pies, es decir, a abandonar el país. Prefieren quedarse en casa.

¿Cuál es la explicación de esta no migración? A pesar de todo, la clase media mexicana sigue beneficiándose de inversiones públicas en educación, salud e infraestructura urbana.

Ha gozado de movilidad social ascendente y en el peor de los casos estacionaria, pero no descendente. Esos beneficios no se transfieren o recrean fácilmente cuando una persona emigra. Y es que la migración es un volado: a veces las cosas salen bien, pero hay probabilidades de que se enreden.

Tomemos el caso de la educación. Los individuos de clase media que han adquirido títulos universitarios en México, no pueden revalidar esos diplomas en Estados Unidos. Ciertas carreras como la medicina y la abogacía están altamente reguladas por el Gobierno y las asociaciones profesionales y, por tanto, requieren de complejos y costosos procesos de revalidación y estudios adicionales. Está claro que esto no solo afecta a los profesionistas mexicanos; también a aquellos de otros países y que deciden emigrar. Pero no es raro encontrar ingenieros de Europa Oriental haciéndola de taxistas en muchas ciudades estadounidenses. Un factor ausente en el caso mexicano y que ha sido la causa de migraciones masivas de los miembros de las clases medias en otros países latinoamericanos son los cambios políticos y la violencia generalizada.

La violencia por la guerra contra los cárteles de la droga ha generado la huida de personas y familias clasemedieras a estados como Texas y California, pero las cifras son pequeñas. Nada que ver con los éxodos mucho más numerosos de las clases medias en Cuba, Colombia y Perú, impactadas por los cambios de régimen, las guerras civiles y la violencia del narcotráfico. Los clasemedieros de esos países salieron en desbandada a Estados Unidos y muchas otras naciones del orbe.