Nuestros queridos ancianos

Como sucede en el resto del país, la población de la ciudad de Nueva York envejece rápidamente. Los expertos en cuestiones demográficas creen que en los próximos 20 años el número de neoyorquinos mayores de 65 años aumentará en un 35%.

Además, de esos más de un millón de hombres y mujeres mayores de 65 años, una quinta parte –o un poco más de 200,000 — viven en la pobreza. Ese 20% en situación de pobreza es una proporción dos veces mayor que el porcentaje nacional.

Otras disparidades: casi siete de cada diez personas de esa edad en estado de pobreza son mujeres, y casi seis de cada 10 tienen discapacidad mental o emocional. De ese millón de personas, algo menos de la mitad tiene de 65 a 74 años, y algo más de la mitad tiene más de 75 años.

Varias de las casi 100 organizaciones comunitarias que forman parte de la familia de la Hispanic Federation atienden las necesidades de ese sector de la población. Algunas se dedican específicamente a nuestros queridos viejitos y otras tienen programas dirigidos a ellos y ellas en el marco de un conjunto más amplio de actividades. Esos servicios cubren desde los excursiones, los entretenimientos y los paseos hasta la atención de la salud; la prevención de enfermedades como la diabetes, la alta presión y el VIH/SIDA; la ayuda con las labores del hogar; la enseñanza de inglés; la preparación para la búsqueda de trabajo; la ayuda con trámite y beneficios sociales; los descuentos en los alquileres o el servicio eléctrico y la ayuda financiera para los gastos de calefacción.

Una de las organizaciones más antiguas y destacadas de servicio a ese sector de nuestra población es el Instituto Puertorriqueño/Hispano Para Personas Mayores (105 Este de la Calle 22, Suite 615, en Manhattan, (212) 677-4181, http://www.iprhe.org). El Instituto, que dirige Suleika Cabrera Drinane, fue fundado en 1978 y desde entonces presta, entre otros, ayuda en materia de gestión de servicios, de la ciudadanía estadounidense; servicios de manejo de casos; y ayuda en situaciones de crisis.

Otra agencia de la Hispanic Federation especializada en las cuestiones de los envejecientes es Spanish Speaking Elderly Council (RAICES) (30 de la Tercera Avenida, Oficina 617, en Brooklyn, (718) 643-0232, http://www.ssecraices.org), que cuenta con diversos servicios específicos para la Tercera Edad, entre los que figuran siete centros para personas mayores, una clínica de salud mental, el programa Acceso de Manejo de Casos, y los grupos de apoyo a abuelos que están a cargo de sus nietos.

Una organización no especializada que cuenta con componentes para ese sector de la población es Adelante de Suffolk, en Long Island (10 de la Tercera Avenida, Brentwood, (631) 434-3481, http://www.adelantesc.org. Adelante tiene, por ejemplo, con un programa de alimentación para personas mayores, que reciben comidas nutritivas, orientación y acceso a otros servicios que necesiten, además de un valioso intercambio social e intelectual con otros hispanos de su edad.

Una organización no especializada que cuenta con componentes para ese sector de la población es Adelante de Suffolk, en Long Island (10 de la Tercera Avenida, Brentwood, (631) 434-3481, http://www.adelantesc.org). Adelante tiene, por ejemplo, con un programa de alimentación para personas mayores, que reciben comidas nutritivas, orientación y acceso a otros servicios que necesiten, además de un valioso intercambio social e intelectual con otros hispanos de su edad.