Buuteeq, la completa tarjeta hotelera

Nueva York- Cuando tuvo la idea para montar su empresa, Forest Key volvió a al Chile de su infancia. Eligió el Valle del Elqui para pensar, montar el plan de negocio, validar su idea, contactar con gente y arrancar. Allí nació Buuteeq, una empresa de marketing digital que en cuatro años ya ha cambiando radicalmente la presencia y funcionamiento de miles de hoteles pequeños en la Red en 45 países y tiene 110 empleados en tres continentes.

Una vez creada, Buuteeq se trasladó a Seattle. Allí es donde reside Key, un hombre nacido en California pero que en perfecto español explica que culturalmente “hay algo muy latino en mi vida”. Su padrastro, su familia materna, su esposa y sus años en Chile moldean el carácter de un empresario que empezó su carrera en la industria audiovisual de la mano de Industrial Light & Magic de George Lucas, saltó de ahí al marketing en la web con su primera empresa y terminó trabajando en China con Microsoft.

Fue en este país donde tras dos años de viaje y muchas frustraciones por encontrar hoteles y hacer reservas de forma eficiente se le ocurrió que él podría cambiar eso junto con sus socios Adam Browstein (un ex compañero de colegio con el que años después coincidió como estudiante de nuevo en Madrid) y Brian Saab.

El negocio de Buuteeq es dar a hoteles pequeños e incluso Bed and Breakfasts, muchos de ellos familiares, una presencia, mantenimiento, actualización de su imagen y servicios de reservas online que funciona también en tabletas y otros dispositivos móviles, con integración de medios sociales y en varios idiomas (con traducciones en las que se percibe, y agradece, un competente factor humano) .

Tradicionalmente estos hoteles han dejado en manos de empresas locales el reto de abrir una página web para canalizar unas reservas directas que ahora se hacen sobre todo a través de Internet y móviles. Pero los resultados, en muchos de los casos explica Key, “son páginas estáticas, que no se actualizan, son caras, y muchas veces tienen que contar con una empresa tercera para hacer las reservas, es decir, que se pierde dinero en comisiones”. Buuteeq tiene ingenieros se software que cada poco tiempo innovan las páginas de sus cerca de 8,000 clientes que pueden contar con una presencia relevante en Internet, algo clave ahora que más del 80% de las reservas viene precedida de una visita a la web del hotel.

La suscripción a los servicios puede costar $100 mensuales hasta un máximo de 1,000 (que incluye todos los servicios) pero hay hoteles más grandes que pagan otras cantidades. “Aunque depende del tamaño del hotel, la mayoría tiene un retorno de la inversión inmediato que permite hacer frente al gasto anual prácticamente en un par de semanas”, explica Key. Buuteeq tiene entre sus clientes a MGM en Asia.

Key admite que los precios les fuerzan a ser un negocio en el que es importante el volumen de clientes por eso quieren ampliar este año su equipo de ventas en Seattle, Chile, Europa y Asia para atender a un mercado atomizado.

En parte por ello, el comienzo no fue fácil del todo porque generar ventas cuesta dinero. “Los fundadores pusimos el capital inicial pero inversores ángeles nos dieron el primer millón”. No obstante, con el capital de los clientes no nos daba para crecer y tuvimos que buscar más dinero que vino de más inversores ángeles y de compañías de capital riesgo como Madrona y Concur. Buuteeq ha contado con $17 millones de inversión total.

Key, quien tiene amplia experiencia profesional internacional afirma que su empresa no podría “haberse armado en otro sitio que no sea EE.UU.”. “En tres años estuvimos a punto de quedarnos sin dinero varias veces, pero la cultura empresarial y el apoyo a las nuevas empresas en este país nos ha permitido salir adelante y crecer”.

Los objetivos de esta empresa pasan por dar servicio a medio millón de villas y apartamentos y quizá un 10% de los hoteles del mundo, lo que sería una gran clientela. ¿Puede que incluso salga la empresa a Bolsa por el capital que se necesite para crecer más? “No es mi pasión salir a Bolsa y no estamos en esa fase pero quién sabe si en el futuro…”