La revolución de Facebook

El décimo aniversario de Facebook es una ocasión para reflexionar sobre profundos cambios ocurridos durante ese período en la comunicación humana, en la manera que se maneja la información, acercándonos más los unos a los otros.

La distancias geográficas se redujeron con la internet dando acceso inmediato a un universo de información proveniente desde los rincones más lejanos del mundo. Facebook dio una plataforma, un lugar de encuentro para las personas en donde puedan compartir alegrías, tristezas, acontecimientos y todo lo que deseen con quien quieran. Las personas fueron adaptando esta tecnología a sus intereses y la tecnología les va moldeando su manera de como reciben información.

El ser humano es un animal social que gracias, por ejemplo a Facebook, el hablar de noticias ahora es interesarse por las novedades de los familiares, amigos, conocidos y compartir con ellos un momento. Claro, también esto ayuda a estar informado sobre s hechos de actualidad a través de otros caminos que no son fuentes noticiosas tradicionales.

Quizás sea el inmigrante el más beneficiado de esta tecnología ya que ahora puede mantener un contacto estrecho con sus seres queridos. El emigrar significaba, no hace tantos años atrás, dejar el terruño y en el conexiones humanas para revivirlas en los recuerdos. Hoy entre Facebook y Skype, todos estamos más cerca, por eso no es extraño que los latinos estén entre los principales usuarios de Facebook.

Pero como en todo, lo bueno y lo malo no depende solo de la tecnología sino del uso que se le da. El acercamiento ha facilitado en algunos casos la labor de los embaucadores y el compartir información personal a veces conlleva a la pérdida de confidencialidad ya sea por individuos inescrupulosos y/o empresas más interesadas en lucrar con los datos de sus clientes que en proteger su privacidad.

Es importante que Facebook, como otra plataformas similares defiendan el secreto de sus datos ante las exigencias gubernamentales como la Agencia Nacional de Seguridad.

Los medios sociales cambiaron la manera de ver al mundo y en como nos relacionamos con él. El crecimiento de ellos y su popularidad se construyó a partir de la tecnología y el acceso masivo a ella. Facebook hoy es un referente de esta transformación que no se detiene y cuyo destino es impredecible.