Tormenta de críticas a De Blasio por abrir escuelas durante nevada

Sin embargo, el alcalde y la canciller de Educación defendieron su decisión de no cancelar las clases

Tormenta de críticas a De Blasio por abrir escuelas durante nevada
La mexicana Rosa López tuvo que esperar junto a su hijo unos 20 minutos por un tren de la línea 6.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

NUEVA YORK —La tormenta que vistió de blanco ayer a la Gran Manzana, no sólo dejó varias pulgadas de nieve y miles de vuelos cancelados sino también al alcalde y a la canciller de Educación de la ciudad enfrentando duras críticas por su decisión de mantener abiertas las escuelas públicas.

Mientras el alcalde Bill de Blasio defendía su decisión diciendo que la tormenta “Pax” fue impredecible, padres como Elizabeth Gordillo mostraban su descontento.

“Es un peligro mandar a nuestros hijos a la escuela. Un clima así puede causar muchos accidentes”, se quejó Gordillo, en las redes sociales de EL DIARIO/LA PRENSA.

El dominicano Pablo Tavares (64) destacó que las calles de El Barrio son inseguras y los niños tienen el riesgo de caer o ser impactados por un auto.

“No hay limpieza inmediata y las charcas son inmensas en los cruces. A mi edad es difícil cargar a mi nieto para evitar que se moje”, apuntó.

Sin embargo, De Blasio, en conferencia de prensa desde el Centro de Operaciones de Emergencia de la ciudad indicó que basados en las predicciones, estuvieron convencidos que los niños podían ir a la escuela.

“A veces es 100% obvio que debemos cerrar las escuelas, pero es una rareza y es algo que no hacemos a la ligera”, aseguró el funcionario agregando que desde 1978 sólo se ha tomado esa decisión 11 veces.

Las condiciones meteorológicas adversas y las casi 10 pulgadas que habían caído sobre Central Park al mediodía tampoco hicieron mella en la canciller Carmen Fariña,quien aseguró que era “un día absolutamente bello”, agregando que se había reunido con padres de familia y discutido con ellos sus preocupaciones.

“Todos los chiquillos que fueron a la escuela hoy aprendieron algo que no sabían ayer”, agregó.

Por su lado, el presidente de la United Federation of Teachers, Michael Mulgrew, insistió en que obligar a los estudiantes, padres y empleados a desplazarse en esas condiciones meteorológicas fue “injustificado”.

“Fue un error abrir los colegios”, afirmó.

En la Escuela Pública 155, en las inmediaciones de la calle 117 y la Primera Avenida, varios padres acudieron temprano por sus pequeños, algunos de ellos viajaron desde El Bronx. Es el caso de la mexicana Rosa López (33), quien esperó el tren de la línea 6 por unos 20 minutos.

“En mi país las inclemencias del tiempo no son extremas, pero las medidas de protección se toman en serio”, destacó. “En época invernal los chicos entran más tarde a la escuela o se suspenden las clases si el frío pone en riesgo la salud de estudiantes y padres”.

La puertorriqueña Blanca Burgos (57) comentó que no podría cuidar de sus hijos si se suspendieran las clases y calificó de positivo mantener las escuelas abiertas, pero lamentó que la ciudad no garantice la limpieza de las inmediaciones.

“Caminar unas cuadras es una tremenda pesadilla, no se pude cruzar sin resbalar o mojarse hasta arriba de los tobillos”.

Los colegios públicos de la Ciudad de Nueva York iniciaran su receso de invierno la proxima semana.

Nueva York intransitable

La tormenta convirtió las calles de la ciudad en intransitables tanto para peatones como para automovilistas que además debieron afrontar vientos de hasta 50 millas por hora.

En el Oeste del Alto Manhattan, en la barriada de Washington Heights la mayoría de los superintendentes estaban esperando a que acabara la tormenta para limpiar las aceras. Los pocos que desde temprano habían iniciado las labores de limpieza, veían de nuevo a sus edificios arropados por una capa de nieve.

Esa fue la peor dificultad para Silvia Duran. “Aún no han paleado la nieve, pero las calles se ve que las ha limpiado la ciudad”.

En Brooklyn, la línea del tren N fue suspendida, pero estuvo lista para funcionar en las horas pico de la tarde, informó la MTA.

En cambio, quienes decidieron usar el sistema de transportación público en Queens, no tuvieron mayores complicaciones para llegar a su destino. “No me ha afectado para nada, por ahora el servicio del tren esta normal”, dijo Rafael Gadea, un mexicano de 52 años, que regresaba de trabajar en las horas de la tarde. “La situación de la nieve me ayuda porque me contratan en casos de emergencia para palear nieve. Vengo desde Nueva Jersey y todos los trenes estaban funcionando bien aunque despacio”.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) reportó en su página de internet que en la mayoría de las líneas del “subway” hubo “buen servicio” y muy pocos cambios.

Más de 1,000 empleados del MTA trabajaron limpiando la nieve y el hielo en la madrugada, específicamente de los rieles de estaciones que están al aire libre para que estuvieran despejados en la hora pico. Aun así, la agencia pidió a los usuarios tomar precauciones en las escaleras y las plataformas.

Sal, casi inexistente

Fabián López, residente en Queens, estuvo desde el lunes buscando sal para estar preparado para la tormenta, pero sólo hasta ayer logró comprar el preciado producto que se ha agotado por las sucesivas nevadas que han azotado a Nueva York.

“El lunes, martes y ayer vine y no encontré sal, en ninguna tienda. Ahora llevo dos horas esperando y recién llegó la sal”, dijo López, al tiempo que trabajadores de Home Depot descargaban un camión con el compuesto.

En esa tienda de mejoras para el hogar, localizada en la calle 48 y Northern Boulevard, la sal y las palas son los productos más solicitados en los dos últimos dos meses. Ayer no fue la excepción.

“Lo que mas preguntan los clientes es por la sal y por las palas”, comentó Jorge, vendedor de Home Depot. “La sal se acaba temprano. Hoy (ayer) llegaron unas 300 bolsas de sal de 50 libras y de seguro que en pocas horas se venden todas”.

En cambio para los jornaleros, es la oportunidad de ganar unos cuantos dólares, aunque dicen que el negocio va de mal en peor. Jorge Enrique fue uno de los 20 jornaleros que estaba ayer frente a una ferretería de Queens esperando ser contratado para limpiar la nieve.

“Antes uno ganaba unos $250 y ahora ni $100. La gente limpia por su cuenta porque la economía esta mala, ese el problema”, lamentó el jornalero boliviano.

(Marlene Peralta, Cándida Portugués, Gloria Medina, Zaira Cortés y Rosa Murphy colaboraron en esta nota)

Algunos proveedores aprovechan las circunstancias y aumentan los precios de artículos de primera necesidad y servicios necesarios durante una tormenta; eso es ilegal y lo puede denunciar. La Ley General de Negocios prohíbe aumentos en alimentos, agua, gas, generadores, baterías y linternas.

También en servicios como podar árboles, limpieza de nieve, reparaciones de emergencia, y durante los desastres naturales. Puede contactar a http://ag.ny.gov/price-gouging-complaint-form para presentar sus quejas.

artículos

Remover la nieve y el hielo de las aceras es un trabajo fuerte y pesado que puede resultar peligroso para los que no se encuentran en buenas condiciones físicas, para los ancianos o para los que sufren de alguna enfermedad crónica como asma o problemas del corazón.

Para evitar lesiones y problemas de salud a la hora de palear la nieve tenga en cuenta:

Evite la cafeína y nicotina

Estos son estimulantes que pueden incrementar la rapidez del corazón y causar que los vasos sanguíneos se compriman. Esto causa más estrés en el corazón.

Caliente los músculos

Antes de empezar, dedique 10 minutos a un ejercicio ligero.

Doble las piernas

Apenas cae, la nieve fresca o “polvoreada” es mas fácil de palear que la que ya se ha congelado. Use una pala no pesada, preferiblemente de plástico o aluminio y que esté acorde con su estatura. Llene solo la mitad cuando use una grande.

Levante la carga con las piernas dobladas, no con la espalda: Trate de mantener la espina dorsal derecha y menos estresada. Póngase de cuclillas con sus piernas separadas y con las rodillas dobladas. Levante la nieve haciendo fuerza con los músculos de sus piernas.

Importante tomarlo con calma

Palear, al igual que levantar pesas, puede aumentar la rapidez de su corazón y la presión de la sangre dramáticamente, entonces debe hacerlo despacio y con calma.

No trabaje hasta el punto de agotamiento

Si se queda sin respirar, tome un descanso. Si siente una presión en el pecho, deténgase inmediatamente. Individuos sobre 40 años de edad o los que son relativamente inactivos, deben tener mayor cuidado.

Utilice ropa adecuada

Se recomienda usar abrigos de cuello de tortuga, gorro, bufanda, guantes, protección para la cara, medias de lana y botas a prueba de agua. Tome en cuenta que algunas partes del cuerpo, como la nariz, cabeza, orejas, manos y pies, necesitan protección extra durante el invierno.

Varios seguidores de EL DIARIO/LA PRENSA en redes sociales opinaron sobre la decisión del alcalde de dejar abiertas las escuelas ayer:

Mayita Gómez: Lo único que aprendieron es que un político puso en riesgo la salud de los inocentes, sus padres, maestros, etc.

Teresa Ruiz: Sí que aprendieron que la canciller es una mujer dura de carácter y que se confunde con lo que es lógico y lo que es locura, porque los peligros que afrontan estos niños y sus padres son muchos.

Milagros Parisi: El bienestar de los niños es ser disciplinados, ser responsables. Atender a la escuela es enseñarles a ser puntuales y ser personas de trabajo.