Responsabilidad y lo absurdo

Responsabilidad y lo absurdo
Los senadores Harry Reid (i), Mitch McConnell (c), y John Cornyn dialogan en el marco de la aprobación de la prórroga del techo de deuda del país. Foto: Archivo
Foto: efe

La semana pasada el Congreso en Washington logró un pequeño milagro, dado su incapacidad de colaborar sobre temas importantes.

El Congreso le dio permiso al gobierno para tomar préstamos. Lo hace techando el total de la deuda que puede asumir el gobierno.

Cuando la deuda actual aproxima al techo, el Congreso lo tiene que levantar para permitir más deuda. De no hacerlo, el gobierno no podría conseguir los fondos para seguir operando. Entre otras consecuencias, el gobierno sería incapaz de pagar interés sobre su deuda, lo que causaría una crisis financiera monumental.

Dado esa consecuencia, parece absurdo que los republicanos insistirían en no apoyar un techo más alto si no consiguen sus demandas (el fin de Obamacare, por ejemplo). ¿Serían tan irresponsables como para provocar una crisis global?

La semana pasada los republicanos repentinamente alteraron su posición, alzando el techo sin recompensa. Quizás se dieron cuenta de lo absurdo de una posición que presume salvar la economía amenazándola con una crisis financiera.

O quizás fue un mero cambio retórico.

Los republicanos andaban declarando que no le iban a dar a Obama un cheque en blanco, como si esa imagen vivida capturaba el tema (aunque es el Congreso que firma el cheque, no el presidente, y el cheque ya se había firmado; ahora había que financiarlo).

Mientras tanto, los demócratas hablaban de un techo, una concepto árido y sin pasión.

Hoy, los demócratas dicen que hay republicanos que quieren quebrar la nación.

Es una imagen tan exagerada como el de un cheque en blanco. Pero parece haber tenido el impacto esperado. Porque aunque muchos americanos se oponen a un cheque en blanco en manos del presidente, lo prefieren al quiebre de la nación.

Se llegó a la posición responsable; el gobierno continuará pagando interés sobre su deuda. Pero quizás se llegó a esa posición de una forma que revela lo que queda para que el comportamiento político en este país sea más responsable.