El Atlante, en franca mejoría, recibe a un Querétaro saturado de problemas

El Atlante, octavo de la clasificación y en pleno repunte, recibe este domingo al Querétaro, decimotercero y saturado de problemas, en el cierre de la décima jornada del Clausura mexicano.
El Atlante, en franca mejoría, recibe a un Querétaro saturado de problemas
José Guerrero (d) de Atlante disputa el balón con Luis Noriega (i) de Puebla en el Estadio Olímpico de la ciudad mexicana de Cancún (México). EFE/Archivo

México, 8 mar (EFE).- El Atlante, octavo de la clasificación y en pleno repunte, recibe este domingo al Querétaro, decimotercero y saturado de problemas, en el cierre de la décima jornada del Clausura mexicano.

Con 12 unidades, el Atlante, principal candidato al descenso, ocupa la última plaza que tiene boleto a Liguilla y llega al partido con una de tres partidos sin derrotas, dos triunfos y un empate.

El partido ante el Querétaro representa para el Atlante la oportunidad de mantener su ascenso aunque para ello tendrá que mejorar en casa donde no registra triunfo en el torneo y suma tres empates y una derrota.

El Querétaro, que tuvo un buen arranque y hasta lideró clasificación pero ha ido cediendo posiciones y ahora se ha visto afectado por los problemas legales de su dueño, bajo investigación de la fiscalía por un presunto fraude bancario.

La indagatoria a su principal accionista, Armando Yañez, por un presunto fraude bancario mantiene sobre la escuadra la amenaza de perder la franquicia en la primera división.

El equipo que dirige el mexicano Ignacio Ambriz llega con tres derrotas en fila, cinco en los últimos siete partidos, y está obligado a sumar puntos para intentar una reacción y no caer a la parte baja de la tabla.

El partido enfrenta a dos equipos que lucen parejos tanto en ofensiva como en la defensiva. El Atlante tiene ocho goles a favor y diez en contra y el Querétaro suma siete y anotados y 10 recibidos.

En el pasado Apertura, el Querétaro se quedó con el triunfo al vencer por la mínima diferencia al Atlante.