Obama ordenará pago de horas extras a trabajadores

El Presidente emitirá una orden ejecutiva para ampliar el pago por este concepto a millones de empleados

Obama ordenará pago de horas extras a trabajadores
La medida de Obama beneficiará principalmente a gerentes de establecimientos de comida rápida o pequeñas tiendas, agentes que procesan préstamos a consumidores, técnicos de computación y oficinistas.
Foto: Getty

Washington – El presidente de EEUU Barack Obama emitirá este jueves una orden ejecutiva para obligar a las empresas a pagar salarios por horas extra para millones de trabajadores que hasta ahora han sido privados de ese derecho, según confirmó a La Opinión una fuente de la Casa Blanca.

La orden ejecutiva pedirá que el secretario del Trabajo, Tom Pérez, se encargue de “iniciar el proceso para fortalecer las protecciones sobre el pago de horas extra para millones de trabajadores” y a la vez simplificar los reglamentos para las empresas, con el fin de que los empleados reciban el salario que les corresponde, indicó la fuente.

“Debido a años de negligencia, se ha erosionado uno de los fundamentos de la clase media, que son las normas sobre el pago de horas extra que establecen la semana laboral de 40 horas. Como resultado, millones de trabajadores asalariados han sido privados de sus protecciones de pago de horas extra o, en algunas ocasiones, incluso del salario mínimo”, agregó la fuente, que pidió el anonimato.

La medida presidencial beneficiará principalmente a gerentes de establecimientos de comida rápida o pequeñas tiendas, agentes que procesan préstamos a consumidores, técnicos de computación y oficinistas, explicó la fuente.

En la actualidad, muchas empresas clasifican indebidamente a esos empleados en la categoría de “ejecutivos y profesionales”, para evadir el pago por horas extra.

En muchas ocasiones, éstos trabajan 50 o 60 horas semanales, pero “apenas ganan lo suficiente para alejar a sus familias de la pobreza, y no reciben un centavo de pago de horas extra”, enfatizó el funcionario de la Casa Blanca.

Según observadores, la decisión de Obama, que se presenta como el defensor de la clase media, suscitará el rechazo de los republicanos, que han criticado duramente lo que perciben como abuso de su autoridad ejecutiva.

Los republicanos ya se oponen a la propuesta de Obama de aumentar el salario mínimo federal de $7,25 a $10,10 la hora y, en aras de la austeridad fiscal, se proponen bloquear su agenda económica para este año.

En ese sentido, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo a los periodistas que las acciones de Obama perjudican al empresariado y dificultan la creación de empleos.

Maria.pena@impremedia.com