Fiscales piden a farmacias que como CVS no vendan cigarrillos

Funcionarios de 28 estados y territorios escribieron a los consejeros delegados de WalMart, Walgreens, Rite Aid, Safeway y Kroger pidiéndoles que retiren todos los productos del tabaco
Fiscales piden a farmacias que como CVS no vendan cigarrillos
CVS anunció que, a partir del próximo 1 de octubre, dejará de vender cigarrillos.
Foto: Archivo

Nueva York – Un grupo de fiscales estatales ha hecho un llamamiento a las principales cadenas de farmacias del país para que pongan fin a la venta de productos de tabaco en sus establecimientos.

Encabezados por los fiscales generales de Nueva York y Ohio, Eric Schneiderman y Mike DeWine respectivamente, 28 fiscalías han pedido a Walmart, Rite Aid, Walgreens, Safeway y Kroger que sigan los pasos de la cadena CVS, que anunció en febrero pasado que dejará de vender tabaco.

“Insto a estas empresas a hacer lo correcto y retirar de sus tiendas los productos de tabaco“, exhortó Schneiderman en un comunicado en el que asegura que envían un “mensaje confuso” al promocionarse cada vez más como proveedores de atención medica primaria.

Los fiscales generales de 28 estados y territorios han escrito a los consejeros delegados de WalMart, Walgreens, Rite Aid, Safeway y Kroger pidiéndoles que retiren todos los productos del tabaco de sus estantes.

“Queremos que den un paso adelante para mantener los productos de tabaco fuera del alcance de la juventud de forma voluntaria. La salud de nuestros hijos es demasiado importante”, añadió el fiscal general de Nueva York.

La cadena de farmacias CVS anunció a comienzos de febrero pasado que, a partir del próximo 1 de octubre, dejará de vender cigarrillos y otros productos de tabaco en los más de 7,600 tiendas que tiene repartidas por el país.

“Sencillamente, vender productos de tabaco es incoherente con nuestros objetivos”, explicó entonces el consejero delegado de la compañía, Larry Merlo, quien destacó que CVS se propone ayudar a sus clientes y pacientes a tener “una vida más saludable”.

Fumar es la principal causa de muerte prematura en EEUU, con más de 480,000 muertes cada año, y aunque la prevalencia del tabaquismo ha bajado del 42 %, en 1965, al 18 % en la actualidad, los descensos se han estancado en la última década.

Además, según datos facilitados por la oficina de Schneiderman, los costos sanitarios y las pérdidas de productividad atribuibles al tabaquismo cuestan unos 289,000 millones cada año, en un país donde el 90 % de los fumadores empezaron a consumir tabaco antes de los 18 años.