Comerciantes celebran baja en multas a restaurantes de NYC

Las nuevas reglas de calificación de los establecimiento reducen un 25% las sanciones que imponen los inspectores de sanidad
Comerciantes celebran baja en multas a restaurantes de NYC
El año pasado, las multas que se impusieron cayeron un 23%, tras llegar a sus niveles más altos en 2012.
Foto: Archivo

NUEVA YORK – El Departamento de Salud y la oficina del Concejo Municipal de Nueva York dio nuevas reglas de calificación de los restaurantes que reducen un 25% las multas que imponen los inspectores sanitarios. Los dueños de los locales esperaban desde hace meses esta reducción porque, según argumentaban, las sanciones eran injustas.

“Estas reglas son parte de una reforma largamente esperada en el sistema de calificación de letras de restaurantes que ha sido solicitada por la Alianza de Hospitalidad de NYC y fue inicialmente anunciada el pasado verano”, explican desde la organización más importante de restaurantes de la ciudad.

Las nuevas normas dejan las multas en niveles similares a los que había antes de que se impusieran las letras de calificación sanitaria. Además se incluye la posibilidad de que haya inspecciones consultivas solicitadas por los dueños para recibir ayuda sobre cómo mantener las mejores prácticas en materia de seguridad alimentaria.

El año pasado, las multas que se impusieron cayeron un 23% tras llegar a sus niveles más altos en 2012. El sistema de calificación de letras, que se creó en 2010, ha ayudado a reducir los más importantes problemas sanitarios y han disminuido las quejas por presencia de roedores, la limpieza de los locales o el manejo de los alimentos a la temperatura adecuada, entre otros problemas.

El 88 % de los restaurantes en la Ciudad de Nueva York tienen una A, la más alta calificación, mientras que los que tienen B y C se han reducido significativamente. Los B son apenas el 10% y los C solo el 2%. Según los datos del Departamento de Salud, “el incremento de los locales con mejores calificaciones y las rebajas de las violaciones de las reglas han permitido que un 34% de los restaurantes no pagarán ninguna multa en 2013”.