Reclaman que las iglesias paguen impuestos en PR

El rupo "Dios le debe a Hacienda" reclamó que se obligue a las cerca de 10,000 iglesias a pagar impuestos y contribuir así a mejorar las maltrechas cuentas de la isla
Reclaman que las iglesias paguen impuestos en PR
Las iglesias están exentas de impuestos.
Foto: Archivo

San Juan.- El colectivo “Dios le debe a Hacienda” reclamó este martes que se obligue a las cerca de 10,000 iglesias con presencia en Puerto Rico a pagar impuestos y contribuir así a mejorar las maltrechas cuentas de la isla, en recesión económica desde hace más de siete años.

En el último día para que los puertorriqueños presenten sus declaraciones de impuestos de 2013, el portavoz del grupo, Amado Martínez Lebrón, explicó a Efe que en Puerto Rico hay más de 10,000 iglesias inscritas en el Departamento de Estado.

“¿Cuál es el pretexto que podrían tener para merecer ese privilegio? ¿Qué están haciendo por todos nosotros -no por los religiosos nada más- que merezcan que todo les paguemos la luz?”, cuestionó Martínez en referencia a uno de los costos recurrentes que más le cuesta pagar a las familias puertorriqueñas.

En Puerto Rico se calcula que las iglesias, en ventas solamente, dejan de aportar $50 millones al año por estar exentas del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU), a lo que habría que sumar la tributación de “donaciones, diezmos, alquileres y servicios, entre otras cosas que las iglesias no reportan”.

Esas 10,000 iglesias no contribuyen y ni siquiera dejan ver sus libros” de contabilidad, criticó el responsable de una organización que hoy, por cuarto año consecutivo, se manifestó frente a la sede del Departamento de Hacienda.

Este colectivo agrupa a ateos, budistas, judíos y creyentes de diversas religiones que comparten la idea de que las congregaciones también deberían tributar.

“Todos tenemos en común que creemos que todas las iglesias tienen que pagar impuestos“, dijo, al tiempo que “el Gobierno no debe financiar con fondos públicos prácticas religiosas, sino que debe de velar por la separación de Iglesia y Estado”.