Políticos juegan en contra de los ancianos

Sigue a El Diario NY en Facebook

Recientemente, recibí de un amigo periodista el nuevo proyecto de ley sometido por el Gobernador Mario Cuomo, donde se canalizan ayudas para un sinnúmero de programas dirigidos a la comunidad, pero que, por la apatía de los políticos de nuestra área, no llegan donde deben llegar: Los habitantes de distritos como nuestro Washington Heights.

Como prueba de ello está el programa de exención de rentas para personas de la tercera edad, Senior Citizen Rent Increase (SCRIE), que protege a las personas mayores que solo reciben o dependen del dinero de su Seguro Social, después de haber trabajo toda una vida.

El SCRIE está diseñado para personas mayores de 62 años y que no recibieron más de 19 mil dólares al año. A través del Departamento de Ancianos, se les congela la renta a los que tienen apartamentos alquilados por muchos años y, para que no sean víctimas de los caseros inescrupulosos, el gobierno federal los protege pagándoles el aumento que de forma indiscriminada se les hace a los inquilinos anualmente o cada dos años.

Recientemente, el gobernador Andrew Cuomo amplió hasta $29,000 la cantidad que pueden recibir los adultos de la tercera edad, sin que esto los descalifique para obtener los beneficios del programa de exención de rentas.

Por ejemplo, para un inquilino mayor de 62 y amparado bajo el programa, el casero seguirá aumentándole la renta ya sea que su contrato sea por un año o por dos, pero la renta del inquilino queda congelada al momento que fue aceptada su aplicación.

Usted se preguntará: ¿De dónde viene el pago extra de los aumentos de renta? Pues precisamente viene de estar “enrolado” en el programa federal de fondos para personas mayores del SCRIE.

Ahora bien, nuestros lectores se preguntarán: ¿Por qué estas informaciones la desconocemos? Simplemente porque tenemos tres funcionarios dominicanos en puestos políticos, ahora cuatro con el nuevo concejal Mark Levine, traído al distrito 7 para que enfrentara a tres candidatos dominicanos por el Senador Adriano Espaillat, que busca desesperadamente y por tercera ocasión lograr un puesto en el Congreso, aunque para ello tenga que “sacrificar” a todo el que se le ponga delante, sean dominicanos o no.

Si es un dinero que está ahí, ¿cuál es el problema de que estos políticos que “traicionaron” el distrito donde vivimos no dejen saber a voz de trueno que existen programas de ayuda y evitemos la epidemia de desalojos que fueron aupados por estos mismos políticos que recibieron miles de dólares en sus campañas para que entregaran a Washington Heights a los caseros en bandeja de plata?

Si esa es la manera por la cual Adriano quiere llegar al Congreso, se equivocó de táctica. Debemos recordar, que el 20 de Junio de 2013, se pasó una ley a “vapor” en el concejo, aupado por “nuestro” concejal Ydanis Rodríguez, que aumentó a 9.5% el contrato de dos años.