Han pasado 30 años desde que se descubrió el virus del VIH

A pesar de que han transcurrido tres décadas, todavía no hay una vacuna para detener la enfermedad
Han pasado 30 años desde que se descubrió el virus del VIH
El VIH se detecta mediante una prueba de sangre desarrollada por el Dr. Gallo.
Foto: Archivo

Nueva York — Han pasado 30 años desde que se descubriera el virus que causa el Sida y aún seguimos sin una vacuna para detener esta enfermedad. Y, aunque no se espera una cura muy pronto, existe optimismo en el mundo científico por los grandes avances que se han logrado en los últimos años en la lucha contra esta pandemia.

Uno de esos avances es una vacuna —patrocinada por la Fundación Bill & Melinda Gates—, en la cual se está trabajando actualmente, y que se espera esté lista a comienzos del próximo año para sus primeras pruebas clínicas. Además, un equipo de más de 300 científicos está realizando nuevas investigaciones médicas y probando tratamientos con drogas experimentales y con nuevos protocolos en la actualidad.

Detrás de estas pruebas se encuentra el doctor Robert C. Gallo, el mismo científico que hace 30 años exactamente —el 23 de abril de 1984—, junto a sus colegas del Instituto Nacional del Cáncer, anunció que habían encontrado la causa del Sida: el retrovirus HTLV-III (luego llamado VIH). Ese mismo año se anunció el desarrollo de la prueba de sangre —que aún se sigue usando— para diagnosticar la enfermedad.

Gallo, actual director del Institute of Human Virology, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland habló con EL DIARIO/LA PRENSA sobre su gran descubrimiento y los avances que se han logrado en las pasadas tres décadas.

¿Cuál es la principal diferencia que usted ve hoy en comparación con hace 30 años?

— La diferencia principal es que tenemos una prueba de sangre, que fue la que anunciamos en 1984 cuando dijimos que el VIH era la causa del Sida. Con esa prueba se hizo posible proteger las reservas de sangre del país y examinar a la gente. Con esto ya no tenemos que esperar hasta que alguien desarrolle el Sida para poder saber que está enfermo.

¿Qué otros avances se han logrado?

— La terapia (antirretroviral) es la segunda cosa importante que hemos alcanzado. La gente con VIH puede vivir una vida con más calidad si tiene el tratamiento apropiado y si permanece bajo observación de un médico que tenga los conocimientos sobre esta enfermedad.

Mucha gente se refiere ahora al VIH como una enfermedad crónica manejable como la diabetes. ¿Qué opina?

— Se podría decir que es una enfermedad crónica y que puedes vivir una vida prácticamente normal, pero no tan larga como una persona completamente sana, porque los enfermos con VIH tienen una elevada incidencia de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. También una persona con VIH puede fácilmente desarrollar resistencia al tratamiento si no toma los medicamentos apropiadamente y si no se mantiene en contacto cercano con un médico.

Muchos jóvenes se siguen infectando con VIH. ¿Será porque no vivieron los primeros años de la crisis del Sida y no tienen miedo?

— Hay una gran diferencia en cómo ellos perciben este problema ahora. Los jóvenes no vieron a la gente muriendo como moscas, como ocurría antes, y eso ha cambiado el factor miedo. Ahora tienen más confianza, menos temor, y piensan que porque son jóvenes son inmortales.

¿Por qué no hay una vacuna aún?

—Seguimos teniendo grandes retos y de los cuales hemos aprendido apenas en los últimos años. Un gran problema, incluso con las mejores vacunas que se han probado, es que este tipo de virus —el retrovirus—, es muy complejo y necesitas tener una respuesta inmunológica y anticuerpos que sean duraderos. La situación actual no es muy diferente a como era uno o dos años atrás cuando se probaron varias vacunas.

¿Qué otros retos se afrontan?

— El 80% de las personas, incluso aquí en EEUU, no recibe el tratamiento apropiadamente, o porque no toman la medicinas de forma adecuada, o porque paran de tomarlas completamente. Muchos no tienen un doctor que siga de cerca su tratamiento y terminan creando resistencia a las medicinas.

Si una persona descubre que es VIH positiva, ¿usted recomienda que inicie su tratamiento de inmediato?

—Sí, inmediatamente.

¿Qué aconseja a los jóvenes?

– Los jóvenes deben tratar de no estar en contacto con fluidos corporales, con el fin de evitar contagiarse con VIH. Las enfermedades de transmisión sexual pueden dañarte los riñones, las trompas de falopio y causar infertilidad. Pueden crear infecciones crónicas de varios tipos.

También se debe evitar compartir drogas de uso intravenoso, que es el principal problema, y la promiscuidad sexual.

El 5 de junio de 1981 se informó de los primeros casos de Sida en Estados Unidos (en California y Nueva York), pero no fue sino hasta tres años después que se dio a conocer el nombre oficial del virus que estaba causando esta mortal y rara enfermedad. El anuncio lo hizo el 23 de abril de 1984, Margaret Heckler, entonces secretaria del Departamento de Salud y Servicio Humanos de EEUU.