Se debilitan los esfuerzos por la diversidad estudiantil

Se debilitan los esfuerzos por la diversidad estudiantil
People wait in line to enter the Supreme Court in Washington, Monday, Oct. 1, 2012. The Supreme Court is embarking on a new term that could be as consequential as the last one with the prospect for major rulings about affirmative action, gay marriage and voting rights. (AP Photo/Carolyn Kaster)
Foto: authors

La decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación del martes pasado, sobre la prohibición de la acción afirmativa en el Estado de Michigan, conforta a quienes desean mantener a poblaciones minoritarias, como los hispanos, fuera de las universidades más selectivas del país. El hecho que la mayoría de los votantes en Michigan hayan decidido prohibir la consideración de raza o etnicidad en el proceso de admisión a tales universidades, no como el factor determinante sino como uno más de varios, debilita los esfuerzos por incrementar la diversidad estudiantil y mejorar las relaciones humanas entre los distintos grupos étnicos que integran ese estado y la nación entera. Desde luego que también disminuye la oportunidad para estudiantes anglosajones de aprender más sobre otras culturas y valores, lo cual perjudica su formación como futuros profesionistas y líderes. El fallo de la Suprema Corte, afortunadamente, no aplica a la inmensa mayoría de los estados, incluyendo a Tejas, que no han aprobado referendos al respecto.

La nueva fuerza laboral emergente del país está destinada a ser primordialmente integrada por empleados de grupos étnicos no-anglosajones, principalmente hispanos. El limitar las oportunidades para que estudiantes de estos grupos se eduquen en las universidades más prestigiosas del país, sólo por no provenir de familias acomodadas que los puedan enviar a las mejores escuelas K-12 y les puedan asesorar con recursos extras, es una injusticia y una decisión equivocada. Universidades comprometidas con el acceso y la diversidad en estados impactados por este fallo judicial, tales como la Universidad de Michigan que HACU cuenta entre sus afiliadas, deberán buscar formas creativas de continuar sus esfuerzos de inclusión de hispanos y otros grupos que no están equitativamente representados en sus campus.”