Retiran cargo de “reingreso ilegal” a migrante en Ohio

El caso trae esperanza de que evaluarán mejor otros casos en el futuro
Retiran cargo de “reingreso ilegal” a migrante en Ohio
Foto: Suministrada

La decisión del Departamento de Justicia de retirar cargos criminales por reingreso al país a un padre de dos hijos con 24 años en el país cuya comunidad de Ohio se movilizó para defenderlo, aumenta la esperanza de los grupos activistas de que las autoridades federales consideren más detenidamente este tipo de casos en el futuro.

El fiscal federal David Hickton, a cargo del distrito oeste de Pennsylvania donde fue procesado José Alfredo Ramos Gallegos tras su arresto durante una parada de tráfico en febrero, presentó esta semana una moción para anular el cargo de reingreso ilegal contra Ramos indicando que esta resolución sería “favorable para la justicia”.

Ramos, un padre de dos hijos residente de Mentor, Ohio, con un record limpio, ha vivido en Estados Unidos desde su adolescencia. En el momento de su arresto viajaba como pasajero en un vehículo en el que también iba su hija Diona, de 11 años.

Aunque nunca cometió un delito en Estados Unidos, Ramos había regresado al país luego de una deportación hace 15 años, cuando su entonces esposa estaba embarazada de nueve meses de su primer hijo. Por ese reingreso, las autoridades federales decidieron acusar a Ramos de un delito federal, reingreso ilegal, un cargo que hubiera implicado un máximo de dos años de cárcel y la prohibición permanente de regresar a este país luego de ser nuevamente deportado.

Verónica Dahlberg, directora de una pequeña organización comunitaria, HOLA Ohio, que asiste a los inmigrantes y a sus familias en estos casos y quien conoce a Ramos hace años como residente de la zona y miembro activo de la organización, dijo que la resolución del caso era un alivio para y ofrecía esperanzas de un cambio en la práctica del gobierno federal de criminalizar a migrantes sin delitos.

“Esperamos que esto logre que examinen el tema en adelante y que personas como Alfredo, que no tienen otro tipo de delitos, han estado aquí por muchos años, han pagado impuestos y contribuido con esta sociedad, que consideren todas estas cosas a la hora de decidir presentar cargos federales”, dijo Dahlberg. “Nosotros hemos visto muchos casos de este tipo”.

La presentación de cargos por entrada ilegal contra migrantes previamente deportados aumentó en un 76% durante el gobierno de Barack Obama. La persecución criminal de inmigrantes sin otro tipo de delitos se ha multiplicado en lo que va del presente siglo.

Hoy en día, la agencia de Aduanas y protección fronteriza refiere más casos de migrantes a los procuradores federales para su acusación criminal que el Buró Federal de Investigaciones FBI. Dahlberg indicó que Ramos podrá quedarse en el país y pedir un permiso de trabajo, ya que el gobierno le otorgó la suspensión temporal de su deportación durante un año.