NYPD da luz verde a posesión de condones

El Departamento de Policía cambia sus políticas a la hora de arrestar personas sospechosas de prostitución
NYPD da luz verde a posesión de condones
Los condones ya no serán usados como evidencia para imponer cargos criminales de prostitución.
Foto: Archivo

Nueva York – El llevar un condón para su protección ya no podrá ser utilizado como evidencia a la hora de enfrentar cargos por prostitución, según una nueva política del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD) anunciada este lunes.

Anteriormente, si se arrestaba a una mujer bajo sospechas de que trabajaba como prostituta y se le encontraba un condón entre sus pertenencias, eso podía utilizarse como evidencia para enfrentar cargos criminales de prostitución.

“El NYPD escuchó a los defensores de la salud y tomó una medida seria al realizar cambios en nuestra política actual”, dijo William Bratton, comisionado del NYPD.

Ahora, cuando se realice un arresto, los condones serán guardados y mantenidos con el resto de posesiones del detenido y se les devolverán cuando sean puestos en libertad.

Sólo cuando el arresto sea por promover la prostitución y tráfico sexual, los condones serán confiscados como evidencia, según anunció la Uniformada.

La medida ha sido bien recibida por grupos que habían luchado en contra de esa práctica policial.

“Esta política abre la puerta para que individuos en la prostitución ya no dejen de proteger su salud por miedo a cargar condones”, dijo Sonia Ossorio, presidente de la Organización de la Mujer. “Es el derecho de toda persona el cuidar su salud”.

El Alcalde de la ciudad de Nueva York y los fiscales de los cinco condados apoyan la decisión del NYPD y el trabajo que en conjunto están realizando con las autoridades de Salud, con el fin de proteger a la comunidad y respetar las prácticas de sexo seguro.

Un estudio del Departamento de Salud realizado en el 2010 mediante entrevistas a más de 60 trabajadoras del sexo, reveló que la mayoría no llevaban condones y la razón que daban era porque le tenían miedo a meterse en problemas con la Policía.

En el 2012, la organización Human Rights Watch hizo un estudio similar y entrevistó a 197 trabajadoras del sexo, demostrando que la mayoría limitaba al número de condones que cargaban por miedo a la Policía

“Una política que impide a las personas tener sexo seguro es errada y peligrosa”, había indicado el alcalde Bill de Blasio con respecto al tema. Además, agregó que había diferentes formas de obtener evidencia sin necesidad de utilizar los preservativos.

El NYPD realiza alrededor de 2,500 arrestos por prostitución al año.