Pausa en revisión de deportaciones divide a activistas

Todo puede o no suceder en supuestos proyectos republicanos que se estarían trabajando y nadie confirma haber visto

Guía de Regalos

Pausa en revisión de deportaciones divide a activistas
El tiempo para proponer y aprobar la reforma migratoria es hasta principios de agosto, cuando el Congreso sale en su receso de verano por más de un mes.
Foto: Archivo / EFE

La decisión de la Casa Blanca de dar “pausa” a cualquier acción administrativa para detener deportaciones recibió el apoyo político de varios grandes grupos nacionales pro inmigrantes, mientras que otras organizaciones calificaron de “vergonzosa” y “errada” la supuesta estrategia de dar aún más tiempo a los republicanos en el Congreso para que actúen.

De hecho, varios de estos grupos, incluyendo el sindicato SEIU, el National Immigration Forum y la Conferencia Nacional Católica de Obispos, habían pedido en un comunicado que Obama esperara antes de actuar administrativamente para dar “espacio” a los republicanos, antes que la Casa Blanca confirmara que daría ese paso.

De acuerdo a entrevistas con varios líderes de estas organizaciones, el llamado a Obama a “permitir que el proceso avance en la cámara” tiene que ver con la esperanza de que los republicanos presenten varios proyectos de ley que se estarían preparando en privado, pero que ninguno de ellos confirmó haber visto por escrito. Sólo que hay “discusiones” al respecto.

Eliseo Medina, de la SEIU, dijo que “los aliados que tomamos esta decisión hemos tenido muchas discusiones, especialmente con los republicanos y estamos convencidos de que hay un momento en el que podemos visualizar al Congreso actuando”.

Medina indicó que la espera implica “un riesgo de que no ocurra nada”, pero que ahora que han terminado la mayoría de las primarias legislativas para los republicanos, hay un espacio “corto” y el compromiso de algunos republicanos para actuar. “Nos preocupaba que este momento pudiera ser desperdiciado si el presidente anuncia algo y que además lo que el anuncie nunca va a ser suficientemente amplio ni permanente”, dijo.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA REFORMA MIGRATORIA

El martes por la noche, fuentes de la Casa Blanca dijeron a La Opinión que la pausa “priva a los republicanos de cualquier excusa para más inacción”. No obstante, el Presidente de la Cámara John Boehner dijo este miércoles que el presidente “está jugando a la política” con las leyes de inmigración.

“Aplicar la ley no es una concesión sino su responsabilidad solemne”, dijo el portavoz de Boehner Michael Steel al periódico The Hill.

El tiempo de accionar vendría a partir de ahora hasta principios de agosto, cuando el Congreso sale en su receso de verano por más de un mes, indicaron varias fuentes.

Pero varios grupos nacionales así como locales entre ellos United We Dream en Washington, Dream Action Coalition en Arizona, CHIRLA en Los Angeles, FIRM en Washington y el Centro Nacional de Leyes de Inmigración NILC manifestaron su desacuerdo con la medida en diversas formas.

“Estamos hablando de más familias separadas en los próximos meses mientras supuestamente se espera una reforma legislativa”, dijo Mariaelena Hincapié, directora de NILC. “Sabemos que hay diferencias de opinión sobre como lograr esto pero la verdad es que nadie sabe exactamente qué táctica o camino va a tener éxito”.

Algunos activistas temen que lo que puedan presentar los republicanos se empuje con rapidez a un voto en la Cámara dando apenas días u horas a los activistas para analizar los proyectos de ley, si los hubiera.

Otros simplemente opinan que SEIU y los otros grupos están dando una salida política al Presidente Obama para posponer una acción en torno al tema migratorio y mantener ese as bajo la manga para justo antes de las elecciones legislativas de Noviembre.

“Mientras el retraso no significa mucho para la Casa Blanca o los republicanos en la cámara, en nuestras comunidades hay trabajadores, padres e hijos que temen cada día perder un ser querido. Cada día que pasa son otras 1100 deportaciones”, dijo Kika Matos, de Firm.

Lorella Praelli, de United We Dream, la organización de dreamers más grande del país dijo que la decisión es “indignante” y que la actitud de Obama demuestra “complacencia y voluntad” de seguir deportando.

“Los que nos piden esperar, niegan la crisis moral que existe en nuestra comunidad”, dijo Praelli.