Retirarán artículos “insensibles” de la tienda del Museo del 11-S

Las autoridades de la institución tomarán en cuenta las quejas de los familiares de las víctimas
Retirarán artículos “insensibles” de la tienda del Museo del 11-S
Los familiares de las víctimas ahora tendrán voz y voto a la hora de decidir los artículos que se venderán en la tienda del museo.
Foto: Archivo

Nueva York – Los familiares de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 alzaron su voz y esta se hizo escuchar. Tras una avalancha de críticas, las autoridades del Museo del 11-S acordaron tomar en cuenta sus quejas, e ideas, y ahora reevaluarán el tipo de mercancía que se venderá en la tienda de recuerdos del museo, para retirar aquella que sea considerada “insensible”.

Y es que para muchos era insultante el que se tratara de “comercializar con el dolor humano”, como dijo uno de los familiares, con la venta de camisetas, gorras y hasta zarcillos con motivos referentes a la tragedia. A diferencia de artículos como libros históricos, en la tienda se ofrece otro tipo de mercancía alusiva a los terroristas, lo que desató la ira de los parientes de las víctimas, por considerar insensible el que se vendan en el mismo lugar donde descansan los restos de sus seres queridos.

Es por ello que ahora el presidente de la fundación del museo, Joe Daniels, acordó tomar en cuenta las sugerencias de los familiares, y reevaluar qué tipo de mercancía se debe vender en la tienda. Como le indicó Daniels a medios locales el miércoles, los parientes de las víctimas que forman parte de la junta directiva del museo, tendrán un papel fundamental a la hora de escoger los productos para la tienda de recuerdos.

Desde que abrió sus puertas la semana pasada, el Museo del 11-S ha enfrentado varias controversias, pero en general ha recibido una buena recepción por parte de los familiares y el público en general, por la calidad de la exhibición y la forma clara como muestra y educa a la gente sobre lo ocurrido ese trágico día.

Y por ser un lugar con una gran carga de sentimentalismo, es que se tomó la decisión de hacer una reevaluación profunda de lo que se venderá en el futuro en la tienda de recuerdo.

Sin embargo, las autoridades de la institución ya saben que se enfrentarán a nuevas críticas, por la idea de abrir un café en el lugar. Daniels indicó que tanto la tienda como el cobro de entrada son necesarios para cubrir los gastos de operación del museo.