Niños migrantes: así nos abusaron en la frontera (fotos)

Niños que sufrieron abusos por parte de las autoridades fronterizas nos cuentan sus experiencias
Niños migrantes: así nos abusaron en la frontera (fotos)
Los niños Karina y William ya reunidos con su madre.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Hasta que cruzaron el Río Grande y cayeron en manos de las autoridades migratorias, los hermanos Karina, de 15 años, y William, de 12, no tuvieron mayores problemas: estos comenzaron cuando los arrestó la Agencia de Inmigración y Aduanas (CBP) y de inmediato amenazaron con separarlos.

“Me dijeron que nos iban a mandar a diferente programas (refugios). Yo les dije que no, que si nos iban a separar mejor nos deportaran”, dijo Karina.

Los hermanitos, ya reunidos con sus padres en Los Ángeles, describen días detenidos en cuartos repletos de otros niños, sin cobijas, sin colchones, sin ventana o luz natural. Un día entero lo pasaron sin agua y cuando esta llegó, sabía a cloro. Unos burritos de frijoles sabían “ácidos” y enfermaron a Karina con dolores severos de estómago, dijeron.

William señala su pantorrilla derecha. “A mí me pegaron aquí con un bastón cuando me estaba metiendo en el carro del ‘migración’. No sé por qué, solo me pegó porque sí”, indica el niño, cuya actitud parece la de un niño mayor. Apenas sonríe.

LEA MÁS SOBRE NIÑOS MIGRANTES


A Washington niña que logró que Papa Francisco intercediera ante Obama

Oleada de niños migrantes atiza debate sobre reforma migratoria

Niños migrantes agobian y confunden al gobierno

Buscando a mamá: Cárcel y horror para dos niñas migrantes

FEMA a cargo de responder a emergencia por niños migrantes


Los hermanos son apenas uno de más de 100 testimonios de abuso contenidos en una queja presentada este miércoles por varias organizaciones legales y de derechos civiles. Se mencionan casos de abuso físico y sexual, golpes y posiciones de castigo, abuso verbal incluyendo referencias raciales y sexuales, negación de cuidado médico, detención en cuartos heladas por prolongados períodos de tiempo, celdas hacinadas y poco sanitarias, negación de comida y agua por horas o comida en mal estado, entre otras.

Las denuncias fueron recogidas entre marzo y mayo de este año por varias organizaciones de asistencia legal y de derechos civiles a niños que viajan solos o que monitorean a las autoridades migratorias y argumentan que se trata de un estatus quo existente por largo tiempo y que sólo se ha agudizado con el aumento en la llegada de niños migrantes de Centroamérica.

Los 116 menores, entre las edades de 5 y 17 años, pasaron días o semanas en manos de la CBP luego de ser arrestados cruzando la frontera sin sus padres o familiares, pero los casos fueron anteriores a la crisis de las últimas tres o cuatro semanas.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA CRISIS DE LOS NIÑOS MIGRANTES AQUÍ

Las autoridades de CBP rechazaron las acusaciones por medio de un comunicado.

“CBP hace todo lo posible por proteger a los niños con procedimientos y cuidados especiales mientras están bajo nuestra custodia temporal, que según la ley no debe superar las 72 horas”, dijo Michael Friel, portavoz de CBP.

“Aseguramos que se satisfacen las necesidades nutritivas e higiénicas y que los menores tienen acceso a bebidas y comidas durante el día. Los niños que exhiben señales de enfermedad reciben cuidado médico. No se tolera el maltrato”., agregó.

Pero según la queja, uno de cada cuatro niños reportó abuso físico, incluendo sexual, golpes y obligación de tomar posturas de estrés bajo coerción de los agentes de CBP. Madres embarazadas reportaron no haber recibido cuidado médico para ellas o para hijos que enfermaron y un niño con asma sufrió repetidos ataques luego que los agentes confiscaran su medicamento, se alega.

Más de 80% de los niños entrevistados denunció no haber recibido suficiente comida y agua adecuada; uno de ellos reportó haber tomado agua del tanque de un sanitario y otros indicaron recibir comida congelada o podrida, que consumieron para luego enfermar, señala la queja, a nombre del National Immigrant Justice Center, Esperanza Immigrant Righs Project y varias organizaciones más, incluyendo la Unión de Libertades Civiles ACLU.

Las organizaciones recomendaron medidas inmediatas para monitorear el trato a los niños.