Obama enfrenta gran dilema por crisis en Irak

El Presidente de EEUU debe decidir si negocia con Irán para frenar las acción de los yihadistas

Obama enfrenta gran dilema por crisis en Irak
Soldados de EEUU podrían ayudar a detener a los Combatientes del Estado Islámico de Irak y el Levante.
Foto: Getty

A pocos días de que el presidente de EEUU Barack Obama enfrentara una controversia internacional por el canje de prisioneros talibanes, un nuevo debate está surgiendo sobre el rol que su gobierno debe asumir ahora en torno a la crisis que se vive en Irak debido a la acción de los yihadistas.

Y es que las opciones no son fáciles para la Administración Obama. El su primer mandato el Presidente se vanaglorió de haber terminado la guerra en Irak que surgió tras los ataques terroristas del 11-S, por lo que volver a involucrarse en un conflicto bélico sería visto como un fracaso total para EEUU.

Pero por otro lado, también sería visto como un fracaso el que EEUU deje que ese país caiga de nuevo en el caos y en las manos de los grupos terrorista, algo que daría la sensación de que todas las vidas perdidas en los 10 años de guerra en Irak fueron en vano.

El conflicto bélico en el país árabe le costó la vida a casi 5,500 soldados estadounidenses, y eso es algo que ha provocado un fuerte rechazo en la población.

Pero alguna decisión tendrá que tomar Obama tarde o temprano. Ya este lunes se indicó que su gobierno pondera la colaboración con Irán, además de los ataques aéreos, para frenar a los yihadistas en Irak, una opción que un senador republicano calificó como el colmo de la estupidez y otro como una necesidad muy desagradable.

El secretario de Estado, John Kerry, en una entrevista con Yahoo! News, dijo que Estados Unidos “está abierto a cualquier proceso constructivo que minimice la violencia, preserve la integridad de Irak y elimine la presencia de terroristas foráneos”.

Kerry añadió que no descartaría la cooperación militar con Irán, un firme aliado del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y un tenaz adversario de Washington, si esta fuera constructiva para acabar con la violencia y restablecer la confianza en Bagdad.

El funcionario estadounidense indicó que los ataques con aviones no tripulados (drones) “no son toda la respuesta, pero bien pueden ser una de las opciones importantes” para detener a los Combatientes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

Fuentes del Gobierno han sugerido ya la posibilidad de que el subsecretario de Estado William Burns aborde el tema de Irak esta semana con los representantes de Teherán que participan en Viena en las conversaciones sobre el programa nuclear iraní.

La milicia suni ha extendido rápidamente el área de sus operaciones desde el centro de Siria hasta el norte de Irak, y tras ocupar ciudades importantes como Mosul y Tikrit ha difundido imágenes de lo que parece ser la matanza de decenas de hombres jóvenes, posiblemente soldados del gobierno iraquí.

El sábado pasado, el presidente de Irán, Hasan Rohani, expresó su disposición a dejar a un lado las muchas disputas que han marcado las relaciones entre Teherán y Washington por más tres décadas, si EEUU está dispuesto a “combatir a los terroristas en Irak”.

El senador republicano por Arizona John McCain opinó hoy que “sería el colmo de la estupidez creer que el régimen iraní pueda ser nuestro socio en el manejo de la situación del creciente deterioro de la seguridad en Irak”.

“Este es el mismo régimen iraní que ha instruido y armado a los grupos chiitas más peligrosos, que ha instado constantemente a Maliki a que ponga en práctica una política estrechamente sectaria a costa de la reconciliación nacional”, afirmó.

Pero el senador Lindsey Graham, también republicano opinó que Maliki no puede mantener al país unido y que quizá sería necesaria una alianza con Irán para es propósito.

Una colaboración con Irán es muy desagradable, señaló el senador por Carolina del Sur, pero la comparó con la alianza de EEUU con la Unión Soviética regida por Josef Stalin durante la Segunda Guerra Mundial para combatir a la Alemania de Adolf Hitler.

– Con información de EFE