Cirugías bariátricas son menos exitosas entre los latinos

La comida afecta los resultados de este tratamiento
Cirugías bariátricas son menos exitosas entre los latinos
Juan Carlos Ramirez ha logrado bajar de 407 libras a 247.
Foto: Suministrada

Antes de la cirugía bariátrica en la que le removieron una parte del estómago, Juan Carlos Ramírez se comía entre seis a ocho tacos en una comida. Ahora que el estómago es pequeño se come un taco, pero en lugar de tortilla utiliza lechuga.

“He tenido que cambiar no sólo la cantidad de comida, sino lo que como y la forma en que lo hago. Mis actividades ya no se centran alrededor de la comida”, dijo Ramírez.

Un nuevo estudio de Kaiser Permanente que aparece en la publicación Cirugía para la Obesidad y Enfermedades Relacionadas y que examinó el éxito de las cirugías bariátricas de más de 19,000 pacientes, indica que los pacientes latinos no pierden tanto peso como los blancos.

Pierden menos peso

Los investigadores encontraron que tres años después de la cirugía de bypass gástrico, en promedio, los pacientes blancos perdieron el 63% de su exceso de peso, mientras que los hispanos perdieron 59%.

Hasta ahora, no había estudios que demostraran cómo los procedimientos quirúrgicos de pérdida de peso afectan a personas de diferentes razas y grupos étnicos.

Aunque la investigación no analiza las razones de este fenómeno, los autores del estudio creen es posible que la explicación se centre en las diferentes culturas y la comida.

El doctor Jorge Zelada Getty, cirujano bariátrico de Kaiser Permanente del Oeste de Los Ángeles y quien operó a Ramírez, dijo que él cree que la cultura latina puede explicar la diferencia en la pérdida de peso.

“Las familias hispanas se juntan para comer y es difícil hacer dieta… También muchas veces la mamá se puede molestar si el hijo no se come los tamales o los burritos que preparó. Yo pienso que toda la comida latina es muy deliciosa, pero la base son demasiados carbohidratos, demasiada tortillas, maíz, arroz, etc.”, destacó Zelada.

Si el paciente quiere tener éxito tiene que cambiar mucho lo que come, agregó.

Cambio de vida

En el caso de Ramírez, quien tuvo la cirugía en agosto del año pasado, ha logrado bajar de 407 libras a 247. Un promedio de 10 libras por mes.

“Toda mi vida cambió con la cirugía. Antes, si iba a salir a un lugar iba pensando en qué iba a comer. Ahora pienso en lo que voy hacer. Si voy a algún lugar de comida, mi mentalidad es que yo voy a encontrar algo sano para comer”, dijo Ramírez.

De acuerdo con American Journal of Preventive Medicine, más del 35% de la población de los Estados Unidos es obesa y se espera que las cifras de obesidad aumenten en las próximas dos décadas, con una prevalencia proyectada para llegar a 42% en el 2030.

Los diferentes tipos de cirugías bariátricas son una opción cada vez más popular entre pacientes obesos con problemas crónicos de salud como la diabetes o la hipertensión.