Hispanos en NYC se sienten seguros a pesar de violencia reciente

El ¨stop and frisk¨ sigue sin ser visto con buenos ojos por los residentes que prefieren que la Policía use más tecnología y patrullaje para combatir el crimen
Hispanos en NYC se sienten seguros a pesar de violencia reciente
Ciudadanos rechazaron que la pausa en la práctica "stop and frisk" haya incidido en el aumento en balaceras en meses recientes.
Foto: Gerardo Romo / El Diario

Nueva York – Muchos residentes en la ciudad no creen que la disminución de la política de “detención y cacheo”, conocida en inglés como “stop and frisk”, haya influido en el aumento de balaceras registrado en las última semanas en la ciudad. Tampoco se sienten amenazados en las calles, excepto por algunos incidentes aislados.

Un recorrido de El Diario por los barrios de Washington Heights y el oeste de Harlem se pudo apreciar que la mayoría de sus residentes se sienten seguros, a diferencia de algunos habitantes del Sur de El Bronx que dijeron temerle a las balaceras.

“Nos sentimos satisfechos con la labor de la policía aquí”, dijo el vendedor ambulante Néstor Pichardo quien ha trabajado por 7 años en Washington Heights. “Si hay un ladrón lo agarramos hasta que vienen a arrestarlo”, dijo Pichardo de origen dominicano quien aseguró que la seguridad es un asunto de todos.

Joel Canela, un comerciante de 31 años, siente que la seguridad del sector no es óptima ya que a su pareja la asaltaron hace unos meses llegando a su edificio en la calle 188 y St. Nicholas. “Yo creo que el cacheo servia de alguna manera, pero también a veces abusaban de los hispanos”, dijo.

El bodeguero Manny Nuñez dijo que nunca estuvo de acuerdo con el cacheo porque la policía escogía a la gente por su apariencia. “Además eso ya no hace falta con tanta cámara que tienen por todo lado, lo que necesitan es más tecnología”, dijo.

Las cifras del cuartel de policía 34 muestran una disminución general del crimen común en un 4.06% en comparación con el año pasado para la misma fecha.

En el Sur de El Bronx los residentes dijeron estar preocupados con las balaceras. “Es miedoso pensar que uno de mis hijos salga herido en una balacera siendo inocente”, dijo Marina Pérez residente de Mott Haven.

“Me siento seguro pero uno tiene que saber con quién se junta y a qué hora no estar por la calle”, dijo Víctor Rodríguez, de 19 años, residente de Parkchester.

Las cifras del cuartel de policía 40 en el Sur de El Bronx muestran una disminución general en los crímenes comunes del 15.39%, sin embargo las balaceras en el sector han aumentado en un 26.7% al igual que los crímenes sexuales en un 26.7%.

En el oeste de Harlem, donde el pasado 4 de junio la policía arrestó a un centenar de miembros de pandillas en los proyectos de vivienda Genaral Ulysses S. Grant y Manhattanville Houses, los residentes dijeron notar más presencia policial.

“Veo más policías en las esquinas después de los arrestos del mes pasado”, dijo Mario Medina quien lleva viviendo 3 años en los proyectos de Harlem. “Creo que el cacheo ayuda, pero también a veces se les iba la mano”, aseguró.

Las cifras del cuartel 26 de policía muestran un aumento de crímenes comunes en general del 2.24% en comparación con el año anterior, el mayor incremento fue el de los robos con un 37.8%.

El Comisionado de Policía Bill Bratton destacó recientemente que uno de los beneficios de que Nueva York sea el blanco potencial de ataques terroristas es que la policía cuenta con recursos avanzados para combatir el crimen diario, entre muchos otros:

– Miles de cámaras de seguridad en toda la ciudad ligadas a una red llamada Domain Awareness System (DAS)

– Archivo de cientos de miles de placas de automóviles escaneadas y relacionadas con locaciones específicas.

– Revisión de las redes sociales relacionadas con comportamiento criminal.

– Tecnología de reconocimiento facial con los sospechosos en los archivos de NYPD

– Capacidad en balística para identificar la fuente de una bala.

Mario Medina, tres años viendo en los proyectos de la calle 125 en Harlem.

Manny Nuñez / Bodeguero