La polarización está en los medios

Estados Unidos está más polarizado —o eso es lo que leemos en lo que parecen millones de titulares, después de que se diera a conocer el ensayo “Political Polarization in the American Public” por el Pew Research Center.

Es el informe que suscitó todos esos análisis y comentarios en los programas cómicos de la noche, con la estadística de que tres de cada 10 conservadores y alrededor de un cuarto de liberales dicen que no estarían contentos si un familiar inmediato se casara con alguien que se identificara como del partido opuesto.

Pero no todo el mundo piensa que la histeria esté justificada. Matthew Dickinson, en Politico Magazine, criticó a los lectores de titulares por no sumergirse en la letra pequeña para encontrar el propio resumen de Pew, indicando que “no todos —y ni siquiera la mayoría— de los estadounidenses comparten esos sentimientos. La mayoría no tiene uniformemente opiniones conservadoras ni liberales”.

En el blog del Washington Post “Monkey Page” y en “On the Media” the NPR, Morris Fiorina, politólogo de Stanford y autor del libro “Culture War? The Myth of a Polarized America”, se plantó.

“Polarización, en su uso común, significa que los individuos se mueven hacia los extremos. Eso no es, en realidad, lo que está sucediendo ni lo que mostró el informe de Pew”, dijo Fiorina en NPR. “Lo que refleja, realmente, es la diferenciación de los dos partidos políticos en Estados Unidos —la gente se está volviendo más consecuente en sus opiniones”.

Según Fiorina, el motivo por el que todos sentimos que estamos más polarizados es porque estamos inundados de medios partidistas, blogs y cámaras de eco de “programas de gritos” que no reflejan la moderación con la que la mayoría de los estadounidenses generalmente enfoca la política y la vida.

Afortunadamente, la realidad nos encuentra gozando de las conclusiones de una encuesta de Gallup, de enero de 2014, que reportó un 42% de independientes políticos en Estados Unidos —”la cifra mayor que Gallup haya medido desde que comenzó a conducir entrevistas por teléfono, hace 25 años”.

Hasta el propio informe de Pew señala que la mayoría de nosotros somos equilibrados.

“Cuando los estadounidenses observan las batallas políticas entre el presidente Obama y los republicanos del Congreso, tienden a decir que ambos bandos deben encontrarse en la mitad”, expresa el informe. “Mientras algunos demócratas preferirían que Obama obtuviese más de lo que quiere en sus negociaciones con los republicanos, el 46% de los demócratas y de los que tienden a los demócratas dicen que el resultado ideal sería 50/50”