Posible cadena perpetua a madre que ahogó y escondió a menor en vehículo

Aquelin Talamantes, de 29 años, fue condenada a una pena de entre 25 años de cárcel y prisión de por vida
Posible cadena perpetua a madre que ahogó y escondió a menor en vehículo
Aquelin Talamantes fue sentenciada luego de que un jurado la encontró culpable, en mayo pasado, de homicidio intencional por la muerte de su hija Tatianna.
Foto: Tomada del video / CBS

Los Ángeles – Aquelin Talamantes podría pasar toda su vida en cárcel por el asesinato de su hija de 5 años, a quien ahogó y escondió en el baúl de su vehículo, informaron este lunes autoridades judiciales en California.

Talamantes, de 29 años, fue condenada ayer a una pena de entre 25 años de cárcel y cadena perpetua, por la muerte de Tatianna García, ocurrida en septiembre de 2013, en Davis, al oeste de Sacramento.

La hispana fue sentenciada luego de que un jurado la encontró culpable, en mayo pasado, de homicidio intencional, deliberado y premeditado.

La abuela de la menor, identificada como Martha García, se expresó devastada por el crimen.

“La muerte de la niña me causó una gran herida”, dijo la mujer durante la audiencia en la Corte Superior del Condado de Yolo. “Yo lloro por ella cuando estoy sola”, añadió.

Amplía sobre esta información la agencia EFE:

La madre condenada declinó su derecho para hacer alguna declaración en corte.

De acuerdo a lo demostrado durante el juicio, Talamantes ahogó a su hija el 26 de septiembre de 2013 en la residencia de su hermana mayor, donde se encontraban viviendo temporalmente.

Talamantes escondió el cuerpo de la menor en el baúl de su vehículo y condujo cerca de 20 millas hasta Pocket, un vecindario de Sacramento donde reside otra hermana.

Cuando la hermana mayor regresó a su casa en Davis y no encontró a la niña, lo reportó a la Policía. Las autoridades localizaron a Talamantes en el apartamento en Sacramento y descubrieron a la menor moribunda en el baúl del automóvil, y no pudieron salvarle la vida.

Tras ser declarada culpable, el jurado comenzó una fase para evaluar su estado de salud mental, dado que la acusada se había declarado no culpable a causa de locura.

Según el testimonio presentado por Joan Gerbasi, médico presentado por la Fiscalía, la joven madre presentó un trastorno de personalidad, estrés postraumático y otros causados por abuso de sustancias, pero no una verdadera psicosis.

El 3 de junio, el panel rechazó la condición de locura alegada por el abogado de Talamantes, lo que condujo a la sentencia.