Un mano a mano de lujo

Tomas Müller y Javier Mascherano son candidatos al Balón de Oro
Un mano a mano de lujo
Thomas Müller busca acabar como líder de goleo en la copa del Mundo.
Foto: mexsport

En medio de la frenética carrera por conseguir el liderato de goleo de la Copa del Mundo y observando a la distancia que los reflectores del protagonismo apuntan hacia aquellos que con jugadas espectaculares hacen vibrar a las masas, se encuentra Javier Mascherano.

El zaguero de la selección de Argentina bien podría ser considerado el gran candidato para llevarse el Balón de Oro del Mundial de Brasil 2014, galardón que se le otorga al mejor jugador del torneo, pero antes tendrá que ganar el mano a mano que se le presentará con el alemán Thomas Müller.

Más allá de la ya mítica imagen de Lionel Messi, la calidad de Ángel di María y las atajadas heroicas de Sergio Romero, Mascherano es la pieza calve que tiene a la escuadra Albiceleste en la Final del Mundial.

A pesar de ser el caudillo que ha conducido a Argentina a las puertas de ganar su tercera Copa del Mundo, Mascherano enfrenta la realidad de que la exuberancia de las estadísticas sobrepasa a la frialdad de los intangibles que él le entrega a su selección.

El domingo, cuando Argentina enfrente en la Final a Alemania en el estadio de Maracaná, el delantero germano Thomas Müller estará buscando dos goles para sobrepasar al colombiano James Rodríguez en la cima de la tabla de anotadores de la Copa del Mundo.

Con sus cinco anotaciones y su impresionante estado físico que le ha permitido jugar 562 minutos en el Mundial, el artillero germano se perfila como la otra gran figura para ser nombrado el mejor jugador del campeonato.

Ante Argentina, Müller tendrá la oportunidad de acrecentar su figura de goleador letal y Mascherano será precisamente el encargado de tratar de desmantelar la mejor arma de todo el arsenal germano.

Su personalidad de león indomable, su fuerza de líder, por encima en ese aspecto al mismo Messi, y su entrega total en la cancha, hacen que el zaguero albiceleste sea considerado igual de importante para su equipo que lo que Müller lo es para el suyo.

Mascherano no anotó goles en la semifinal contra Holanda, pero de no haber sido por su gran actuación de parar seco a Robin Van Persie, de contener los embates de Arjen Robben, de recuperar balones en la media cancha, de sacrificar el físico por su selección, Argentina no estuviera instalado hoy en Río de Janeiro.

El duelo del domingo no solamente enfrentará a las dos mejores selecciones del Mundial, el partido será también escenario de una batalla personal entre Müller y Mascherano, los dos más grandes de Brasil 2014

http://www.eldiariony.com