Falsa médica condenada (y van …)

Una mujer que inyectaba siliconas sin licencia fue sentenciada a tres años en prisión en Queens
Falsa médica condenada (y van …)
Liliana Coello ya había sido condenada a dos años de cárcel en agosto de 2011.
Foto: Archivo

Deseosa de verse con un trasero más parecido al de la Kardashian, Silvia (no es su nombre real), entonces de 38 años, consultó en noviembre de 2012 a Liliana Coello (41), una supuesta doctora que realizaba intervenciones estéticas en su casa de Flushing, Queens.

Silvia, una bailarina exótica que trabajaba en un club de Brooklyn, se sometió entonces a un tratamiento por inyecciones de “células expandibles” en los glúteos, por el que pagó $2,300.

La “doctora” Coello le dijo que las inyecciones le iban a doler y que luego tendría un poco de liqueo, pero que eso era normal. Silvia regresó a la casa de Coello tres veces más debido a los dolores y la hinchazón de su cola, que Coello trató de eliminar con penicilina.

Cuando la piel de Silvia se resquebrajó debido a la infección, Coello cerró las heridas con Krazy Glue.

Como las molestias no cesaban, al día siguiente la mujer concurrió al hospital New York Presbyterian, en donde le diagnosticaron una infección masiva.

Los médicos (esta vez verdaderos) determinaron que las “células expandibles” que le habían inyectado en su cuerpo eran en realidad una mezcla de silicona y parafina.

Las inyecciones de siliconas en los glúteos son ilegales en el estado de Nueva York.

Por este caso, Coello fue sentenciada el martes a un año de prisión por la Corte Criminal de Queens.

La falsa médica había sido arrestada en mayo de este año por inyectar a otra mujer en agosto del 2011, caso por lo que fue condenada a otros dos años de cárcel.

Las víctimas, cuya identidad se mantiene en reserva por un acuerdo de la fiscalía, recibieron justicia (al menos un poco de justicia), pero no recibirán compensación económica alguna. Esto se debe a que Coello no tenía seguro por mala praxis, y por lo tanto no hay cómo cubrir el costo de abogados, daños y perjuicios. Es por eso que las mujeres fueron defendidas de oficio por la fiscalía del condado.

“Coello cometió un crimen serio,que pudo tener consecuencias fatales para las víctimas si ellas no hubieran acudido a tiempo al hospital”, dijo el Fiscal de Queens, Richard Brown.

El abogado de Coello, Andres Manuel Aranda, dijo que su cliente “es una madre que cometió un error y está muy, muy arrepentida por lo acurrido”.

Sus víctimas deberán vivir con las consecuencias de sus actos.

– El 7 de agosto de 2013, la conocida locutora Betty Pino murió en Miami luego de una operación que buscaba extraer silicona inyectada en sus glútelos en una intervención anterior. La autopsia reveló que Pino falleció a causa de una sepsis (infección en la sangre) que produjo un proceso gangrenoso.

– En diciembre del 2013 el departamento de salud de Nueva York emitió una alerta por seis casos de infección causada por una bacteria contraída por mujeres que se sometieron a cirugías cosméticas en República Dominicana. Unas de las vícitmas fueron la puertorriqueña Beverly Ann Brignoni quien perdió la vida a los 28 años y la dominicana Leticia Peña, quien perdió por completo sus dos senos.

– Licencia para el tipo de intervención que vaya a hacerle

– Seguro por mala práctica médica.

Si tiene síntomas de infección por una reciente cirugía estética practicada en ese país, llame al 1-866-692-3641