Despilfarran $20 millones de ayuda post-Sandy

Una auditoría del Contralor de la Ciudad determinó que fondos otorgados al DHS fueron mal administrados

Nueva York – El Departamento de Servicios para Desamparados (DHS), no administró adecuadamente los $20 millones destinados para asistir a personas desplazadas por la supertormenta Sandy. Esa fue la conclusión a la que llegó la primera auditoría realizada por el contralor de la Ciudad Scott Stringer, sobre la ayuda post-Sandy.

El funcionario informó que la agencia municipal no pudo presentar suficientes pruebas sobre los servicios prestados a las víctimas del huracán. Esto a pesar de que 14 de los 20 contratos otorgados a compañías encargadas de proveer asistencia de emergencia fueron extendidos. Los servicios prestados incluyen conseguir vivienda permanente, reparos y ayuda médica a los damnificados de la tormenta Sandy del 2012.

DHS no revisó adecuadamente las facturas para asegurar que los servicios fueron realmente prestados”, explicó Stringer durante una conferencia de prensa este jueves en Brooklyn.

“No podemos permitir que el despilfarro y el abuso contaminen los esfuerzos por proveer servicios de emergencia”, agregó.

La contraloría hizo seis recomendaciones, entre las cuales se incluye la creación de un proceso formal de monitoreo para contratos de ayuda de emergencia. Stringer dijo que las autoridades de DHS se comprometieron a seguir casi todas sus recomendaciones, con excepción de la que pide un sondeo de satisfacción del cliente.

Por otra parte, el alcalde Bill de Blasio anunció este jueves que la Ciudad ya ha enviado 397 cheques o un total de $6.7 millones en reembolsos a dueños de casas afectados por la tormenta Sandy. El Alcalde prometió enviar 500 cheques antes del Día del Trabajo el primero de septiembre.

Además se anunció la culminación de 30 viviendas y la construcción de otras 132 como parte del programa de reparación de viviendas, Build it Back.

Los esfuerzos para acelerar la ayuda surgieron a raíz de la falta de ayudad recibida por los damnificas a un año y medio después del paso de la tormenta Sandy en 2012.