Paletas

La mexicana Fany Gerson nos habla de La Newyorkina, su exitosa fábrica de helados hechos con ingredientes muy latinos.
Paletas
Los helados de La Newyorkina están hechos con originales mezclas, como jalapeño y mango.
Foto: Cortesía: Noah Fecks

Si a los latinos nos hablan de helado, enseguida nos viene a la mente el recuerdo de cuando éramos niños y nos compraban una paleta, generalmente de frutas, que casi siempre se derretía y nos recorría las manos y los brazos, hasta que terminábamos de comerla.

Ese recuerdo infantil fue la base de lo que se convertiría en el negocio de Fany Gerson, quien decidió traer esa tradición latinoamericana a Estados Unidos, y con éxito creó la marca de paletas La Newyorkina, que hoy en día tiene muchos seguidores, adultos, en su mayoría.

“Mucha gente nos contacta para fiestas, como bodas, cumpleaños y eventos especiales. Rentamos el carrito completo para las celebraciones“, explica la chef mexicana que desde el 2011 empezó a fabricar los helados en un pequeño local de Brooklyn, con la idea de compartir “la dulzura” de su país.

Pero las paletas de La Newyorkina no son como las clásicas que nos compraban nuestros padres.

Las que prepara Gerson, quien estudió en el Instituto Culinario de America (CIA) y es autora de dos libros de recetas, “My Sweet Mexico” y “Paletas”, son hechas de manera artesanal, con ingredientes naturales y originales mezclas, como mango con chile picante, pepino con limón y piña con jalapeño.

“La que más se vende es la de mango con chile, seguida de cerca por la de coco, la de pepino con limón y la de mango con zarzamora”, cuenta sobre los gustos de la clientela que la buscan durante el verano en el parque High Line, ubicado en el Oeste de Manhattan, entre las calles 17 y 18, donde en un buen día el carrito de Fany puede llegar a vender 1,100 paletas.

Para atender la demanda, Gerson acaba de abrir un pequeño local en el mismo lugar donde las fabrica, en el vecindario de Red Hook, donde además vende helados a base de leche y dulces criollos mexicanos.

El local al que llama ‘La Tiendita’ sufrió grandes pérdidas durante el huracán Sandy, y logró abrir gracias al apoyo de clientes y vecinos.

Todas nuestras paletas son hechas a mano from scratch, en pequeños lotes, con los mejores ingredientes que podemos conseguir, y nunca usamos sabores artificiales ni colorantes”, asegura Gerson.

La Newyorkina, según explica la chef, trabaja en estrecha colaboración con los agricultores de Nueva York, para obtener las frutas y hierbas de la temporada.

“Otros ingredientes que simplemente no crecen o no se puede encontrar en la ciudad, como la semilla de vainilla mexicana, el chocolate de Oaxaca, el tamarindo y algunos chiles secos, los importamos a través de pequeños productores en México”, cuenta Gerson.

El resultado son unos excelentes helados de paleta, que logran transportarnos a nuestra infancia, y que en un día de calor se riegan por nuestras manos y brazos, sin que nos importe mucho

lanewyorkina.com

<img src="/wp-content/uploads/2014/07/IMPORT01_307239988_EP_-1_3.jpg" caption="

/Foto: Cortesia Ed Anderson.

“/>