Hora de rendir cuentas por los niños migrantes

@ElviraArellano

Mirando hacia el este, vemos que casi 300 personas fallecieron en el derrumbe del avión malasiano. El presidente Obama ha insistido que se lleve a cabo una investigación y sugerido que el presidente Vladimir Putin es el responsable de la tragedia. Dijo Obama “Rusia entrenó a los separatistas y les proporcionó armas….debe haber un rendimiento de cuentas”.

Tal vez Putin piensa que Europa oriental es su patio trasero donde puede hacer lo que le hace la gana.

Ahora bien, tomaremos una mirada hacia el sur. Sabemos que hay miles de niños hondureños detenidos en la frontera, niños que se dirigieron al norte por razón de la pobreza y la violencia que existen en sus propios países. ¿Quién debe rendir cuentas por lo sucedido a ellos?

En el año 2009, un presidente que llegó a poder por una elección democrática, Manuel Zelaya, respaldado por un fuerte movimiento popular.

El presidente Zelaya había enojado al gobierno estadounidense por haber firmado pactos comerciales con Venezuela y con el bloque de gobiernos progresistas en Latinoamérica. Con estos acuerdos, Honduras tenía una oportunidad de avanzar.

Luego de repente hubo un golpe de estado militar. Casi todos los países latinoamericanos denunciaron este golpe y exigieron que Zelaya fuera restaurado a la presidencia.

Al comienzo el presidente Obama hizo una declaración en acuerdo con los que habían condenado el golpe. Así fueron sus palabras. Pero en forma inmediata el gobierno de los Estados Unidos empezaba a dar apoyo financiero a la nueva dictadura militar.

En los meses y años después del golpe militar en Honduras, cientos fallecieron asesinados por escuadrones de la muerte y miles fueron detenidos por sus actividades políticas.

El gobierno de los Estados Unidos ha proporcionado millones de dólares a la dictadura supuestamente para combatir al narcotráfico.

El resultado es que la dictadura ha empleado este dinero para aplastar al movimiento popular, mientras que se ha aliado con algunos de los carteles. ¿El resultado? Miles de niños detenidos en la frontera. Han huido por razón de que estaban en peligro de sus vidas.

Simpatizo totalmente con las familias de los niños que perecieron en el avionazo en Ucrania. De acuerdo, los responsables deben rendir cuentas. Pero, ¿De los niños hondureños, qué? El departamento federal de seguridad interna (“Homeland Security”) sabía perfectamente bien que cada año el número de niños que estaban llegando desde Honduras aumentaba dramáticamente cada año