Un imán para los jóvenes

Un imán para los jóvenes
Todavía se pueden encontrar sobres con marihuana sintética en bodegas del East Harlem (El Barrio) y otros vecindarios con gran población hispana.
Foto: Mariela Lombard.

PedroFrisneda

Tal como publicó EL DIARIO en su edición del pasado domingo, la marihuana sintética, que es ilegal en Nueva York desde 2012, se viene consumiendo sin control, y en grandes cantidades, en los vecindarios de East Harlem, Central Harlem y Chelsea. La situación es tal, que algunos expertos ya se refieren a una ‘epidemia’. Lo más preocupante es que el producto tiene gran popularidad entre los jóvenes.

La psiquiatra Ronnie Swift advierte que, los coloridos sobres en lo que viene empacada, tienen una apariencia inofensiva y sus envolturas usan personajes animados como Bob Esponja o Scooby Doo, que a simple vista podrían confundirse con golosinas.

“Al lucir como caramelos, algunos padres piensan, cuando la ven en la gaveta de sus hijos, que se trata de dulces”, indica.

“Es importante reconocer que son fabricadas de una manera que las hace ver muy profesional y la gente no las asocia con drogas de uso ilegal. Otra cosa, es que se le ha dado una gran variedad de nombres que atraen la atención de la gente”, agrega Swift.

La droga se comercializa con distintos y llamativos nombres como K2, Spice, Green Giant, Scooby Snak, Smacked, Geeked Up, Caution, Smacked, Wicked, AK-47 y “Marihuana Legal”.

También, se puede comprar fácilmente en la internet, en las estaciones de gasolina, en tiendas de tabaco y en las bodegas, lo que la hace muy accesible y económica.

“Lo que permite que se evada la ley es que la venden como incienso, y con etiquetas que dicen: ‘no para el consumo humano’. Así es como engañan a la gente”, asegura la doctora Swift

La psiquiatra aconseja a los padres hablar con sus hijos sobre lo potencialmente peligroso que es este producto, y que les digan que no es algo con lo que deben experimentar