Mexicanos, los más afectados por la diabetes en EEUU

Dominicanos y puertorriqueños le siguen en la lista
Mexicanos, los más afectados por la diabetes en EEUU
Jorge Almanzo disfruta una torta durante el Festival 5 de Mayo en El Barrio. Los inmigrantes de origen mexicano son los más afectados por la diabetes tipo 2 en EEUU.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

@PedroFrisneda

Los mexicanos residentes en Estados Unidos llevan todas las de perder cuando se trata de los estragos que causa la diabetes tipo 2.

Según un completo estudio médico, dado a conocer recientemente, los hispanos de herencia mexicana tienen una mayor prevalencia de la enfermedad cuando se compara con los latinos de otros orígenes étnicos específicos o “sub-grupos”.

La investigación, titulada: “Estudio de Salud de la Comunidad Hispana/Estudio de Latinos”, reveló que los inmigrantes de origen mexicano tienen una incidencia de diabetes tipo 2 del 18.3%, seguidos muy de cerca por dominicanos y puertorriqueños con el 18.1%, los centroamericanos con 17.7% y los cubanos con 13.4%.

A diferencia, los originarios de Sudamérica mostraron niveles mucho más bajos (10.1%), muy parecidos a los estadounidenses caucásicos no-hispanos, cuya prevalencia es del 10.2%.

“Hay diferencias en los factores de riesgo. Por ejemplo, la obesidad, que es uno de los causantes más grandes de la diabetes tipo 2, es menor entre los suramericanos que en otros grupos de hispanos”, dijo la doctora María Llabre, co-autora del estudio.

“También hay diferencias relacionadas a factores de comportamiento, como la dieta, cantidad de ejercicio y el estrés”, acotó Llabre, quien es profesora de psicología en la Universidad de Miami.

Según la investigación, otro factor de riesgo significativo para desarrollar diabetes tipo 2 es la edad. Especialmente cuando se trata de personas del sexo femenino.

“Las mujeres de 70 años o mayores, tienen una prevalencia de 51.3%. Es decir, la mitad de las mujeres hispanas mayores de esa edad pueden esperar tener diabetes tipo 2. Esa estadística es muy alarmante”, dijo la experta.

En cuanto a los hombres, el estudio señala que la incidencia de la enfermedad se eleva a 44.3% entre los que tienen 70 y 74 años.

Sin embargo, la doctora Llabre destacó que también es alarmante el número cada vez mayor de personas jóvenes que padecen de este mal. “Esta enfermedad sólo se veía en personas adultas, pero hoy en día vemos más niños que son diagnosticados con este tipo de diabetes, y en la mayor parte de los casos esto coincide con la alta tasa de obesidad en los infantes”.

El estudio también reveló que mientras más tiempo un hispano tiene viviendo en EE.UU., más probabilidades tiene de desarrollar diabetes. La diferencia también se marca entre los que nacieron en este país y los que emigraron desde el extranjero.

“Los que nacieron en EEUU, o han estado aquí menos de 10 años, tienen menos prevalencia de diabetes que los hispanos que han estado aquí más de 10 años”, dijo la doctora.

“Es decir, que mientras más tiempo pasas aquí y asumes los comportamientos de estadounidenses, como una mala dieta y falta de ejercicios, esto los hace que ganen peso lo que los conduce a tener diabetes”, explicó.

Quizás, una de las conclusiones más preocupantes del estudio es la que indica que existe un gran número de hispanos en EEUU, que no tienen conocimiento de que padece de diabetes.

La investigación descubrió que de los que tienen diabetes, un 41% no lo sabía.

“Por supuesto, una persona que no sabe que tiene esa condición no va a tomar medicamentos y no va a cambiar su comportamiento para controlar la glicemia”, alertó la especialista.

“Eso es un peligro, porque va a hacer que tengan muchas más complicaciones”, acotó.

“Una de las cosas que vimos es que existen una gran parte de hispanos que no poseen seguro de salud (47.9%) y no tienen la posibilidad de ir a un médico. Por eso no se enteran que tienen esa condición y por supuesto no van a controlarla”, añadió.

La doctora aconseja a la comunidad hispana que conozca la importancia de diagnosticar la diabetes lo más temprano posible, porque así se pueden evitar muchas de las complicaciones de la enfermedad que pueden ser serias y mortales.

Entre las complicaciones destacan ataques cardíacos, apoplejías, deficiencias renales, ceguera y amputaciones.

A nivel nacional, la incidencia total de diabetes tipo 2 —incluyendo la que no ha sido diagnosticada y que se conoce como pre-diabetes—, entre todos los grupos hispanos, es de 16.9%, tanto en hombres como en mujeres, comparado con el 10.2% en los caucásicos no hispanos.

www.diabetes.org

La investigación, llamada “The Hispanic Community Health Study/Study of Latinos”, se condujo entre los años 2004 y 2011 y fue patrocinada por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre. Para la misma, se entrevistaron a 16,000 hispanos en cuatro centros urbanos en EEUU: Miami, San Diego, Chicago y El Bronx (NY). La edad de los participantes fue de 18 a 74 años y además del tiempo vivido en EEUU, se tomó en cuenta su Indice de Masa Corporal (BMI) y la presión laboral o estrés de las personas. El principal autor del estudio fue el investigador Neil Schneiderman, y el mismo será publicado en la edición de agosto de Diabetes Care, de la Asociación Americana de la Diabetes.

Entre las recomendaciones que sugiere la Asociación Americana de la Diabetes para prevenir la enfermedad, destacan realizar cambios en el estilo de vida como:
Seguir una dieta saludable y balanceada.
Consumir más vegetales y frutas todos los días.
Comer menos alimentos con grasa o comida que haya sido frita, evitando especialmente las grasas ‘trans’.
Ingerir menos carne roja.
Realizar actividad física moderada o vigorosa por lo menos media hora cada día.
Educar a los niños a una temprana edad, para que se mantengan mas activos y vean menos TV.

2 millones de latinos sufren diabetes tipo 2 en EEUU (16.9%).
18.3% de mexicanos padecen la enfermedad.
18.1% de dominicanos y puertorriqueños sufren del mal.
10.1% de sudamericanos también tienen diabetes.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que no tiene cura. Se caracteriza por la incapacidad del cuerpo de producir o utilizar adecuadamente la insulina, una hormona producida por el páncreas que regula los niveles de azúcar (energía) en el organismo. Si no se trata a tiempo con ejercicios, dieta y medicamentos, la diabetes puede causar alta tensión arterial, ataques cardíacos, apoplejías, deficiencias renales, ceguera, amputaciones y hasta la muerte.