Indignación por abuso de menores en escuela de El Bronx

Asistente en un programa extracurricular del plantel PS 300 enfrenta acusaciones por, supuestamente, agredir a tres estudiantes
Indignación por abuso de menores en escuela de El Bronx
A Walters se le fijó una fianza de $100,000 y deberá regresar a corte el 20 de agosto.
Foto: Tomada del video / CBS

EL BRONX, Nueva York — Padres de El Bronx están en vilo por el arresto de Steven Walters (21), asistente de un programa after school (de después de la escuela) acusado de abusar sexualmente de tres estudiantes de la escuela PS 300, entre ellas una menor de 8 años a la que agredió en repetidas ocasiones.

“Nuestros hijos ya no están seguros ni en su salón de clases. Siento terror de pensar que mi hija pudo estar expuesta a un abusador”, dijo la mexicana Guadalupe Mondragón (34), madre de una adolescente que acudió a esta escuela situada en el vecindario de East Tremont.

El hombre fue contratado el otoño pasado como asistente en el programa después de la escuela de la agencia Good Shepherd Services, luego de aprobar la verificación de antecedentes, reportó CBS.

“Pienso que una pesquisa de antecedentes penales ya no es suficiente cuando se trata del cuidado de niños. Debería ser obligatorio que los educadores y sus asistentes aprueben un riguroso examen psicológico”, añadió Mondragón, que trabaja en un restaurante en Hunts Point.

Walters, arrestado el 15 de julio, fue suspendido de inmediato cuando una de las víctimas denunció a su madre el abuso en una escalera de la escuela. Más tarde una investigación policial reveló el caso de otras dos menores.

“Nuestros niños son tan vulnerables a manos de empleados escolares perversos. No lo puedo creer”, expresó el salvadoreño Asencio Ramírez (45), residente del área.

Las autoridades dijeron que Walters abusó varias veces de una menor de 8 años porque era “más su tipo”. El joven admitió a los investigadores que estuvo mal lo que hizo y confesó su deseo de obtener ayuda para detenerse. “Pero era algo que no podía hacer solo”, afirmó. Al hombre se le fijó una fianza de $100,000 y deberá regresar a corte el 20 de agosto.

Medios locales reportaron que la madre de una de las víctimas inscribió a su hija en el programa de después de la escuela en septiembre de 2013, y el supuesto abuso comenzó en noviembre obligando a la menor a practicarle sexo oral, según la confesión de Walters a los investigadores.

La Policía dijo que el acusado enfrenta varios cargos criminales, entre ellos abuso sexual en primer grado.

Good Shepherd Services, agencia enfocada en la educación de jóvenes, dijo en un comunicado de prensa: “La seguridad de nuestros estudiantes es siempre de suma importancia para Good Shepherd Services. Este ex-empleado fue suspendido inmediatamente cuando nos enteramos de estas gravísimas acusaciones. Estamos cooperando con las autoridades en la mayor medida, y seguiremos tomando todas las medidas necesarias para fomentar la seguridad de nuestros estudiantes”.

Richard Condon, comisionado especial de investigación, pidió a aquellos padres que crean que sus hijos tuvieron contacto inapropiado con Walters, que denuncien el incidente a la Policía o a las autoridades de educación.