Ayuda a tu hijo a desarrollar su actividad mental

Incentivar la actividad cerebral en los pequeños es una manera de ayudarlos a mejorar su desempeño.

Ayuda a tu hijo a desarrollar su actividad mental
Incentiva la memoria de tus pequeños a través de diferentes actividades.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Una de tus máximas preocupaciones en este momento de tu vida es, sin duda alguna, proporcionarle a tu hijo todos los elementos necesarios para ayudarlo a lograr un desarrollo integral. Y aunque la alimentación es un aspecto muy importante para alcanzar tal fin, también es imprescindible que le brindes el ambiente adecuado y que además, te sirvas de otras herramientas.

El cerebro es uno de los órganos que cobran mayor importancia en el desempeño del ser humano: actúa como un centro de control al que llega toda la información de lo que ocurre dentro y fuera del organismo. Los nervios, son los encargados de enviarla, de tal manera que el sistema nervioso y el cerebro, hacen que funcionemos al 100%.

Una de las funciones del cerebro es la de almacenar la información que le es proporcionada gracias al aprendizaje de tu pequeño y llevarla a la mente cada vez que es necesario. Este proceso inicia desde la infancia y se fortalece a lo largo de los años, de ahí la importancia de ‘alimentar’ al cerebro con información frecuentemente.

Andrea Gómez Palacio, neuróloga de la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que cuando se trata de agilizar la memoria de los niños existen técnicas que suelen ser muy divertidas y atractivas para ellos: “La clave para que un conocimiento se quede perfectamente almacenado en la memoria es el razonamiento, cuando un niño entiende perfectamente lo que se le trata de enseñar, es muy sencillo que pueda retenerlo en su memoria de largo plazo. Lo mismo ocurre con los conocimientos que adquiere en el día a día, en la medida que le resulten interesantes y entienda su significado podrán mantenerlos vivos”.

Y agrega que cuando se les obliga a memorizar, por ejemplo, una lección escolar, es posible que la retenga en su memoria de corto plazo, no obstante, seguramente la olvidará al paso de los días, aunque es posible que pueda recuperar algunos conocimientos si hace un repaso constante de lo aprendido.

El proceso de construirla está guiado por las preguntas que tu pequeño se hace a sí mismo. Este es el método más eficiente para lograr una memoria de 10, pues es más sencillo que él detecte si tiene lagunas y entre más preguntas se haga tendrá más información que le permitirá recordar con mayor facilidad.

Conversa con tu hijo, detecta cuál es el tema de su interés y a partir de ello incítalo a resolver sus dudas; por ejemplo, si le gustan mucho los animales, dile que si alguna vez se ha preguntado cómo se comunican los delfines. Esto provocará que inicie un proceso de integración y generalización que impactará en la retención de información en la memoria de largo plazo, con lo que aumentará el aprendizaje. Una vez que la memoria genera una pregunta, está lista para aprender porque ya sabe dónde va a colocar la respuesta que encuentre.

Estas respuestas nos ayudan a crear generalizaciones capaces de relacionar nuestras distintas experiencias. Formular preguntas hará que él piense más profundamente sobre sus experiencias y, con esto, a elaborar índices más detallados.

Ayuda a tu hijo en esta gran tarea de agilizar su memoria, es una oportunidad para aprender juntos y ejercitarse. Además, esta labor tendrá un plus: lograrás acercarte a tu pequeño y conocer sus inquietudes y sueños.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El compromiso es una decisión, no un acto obligatorio”

Bojorge@teleton.org.mx