Conmoción en Harlem por asesinato de raperos hispanos (video)

Francisco Mercedez y Kenny Jiménez fueron baleados el domingo en la madrugada
Conmoción en Harlem por asesinato de raperos hispanos (video)
Un improvisado altar sobresale en el lugar donde se cometió el crimen.
Foto: Gerardo Romo

Nueva York – Un gran altar sobresale en la esquina de la calle 151 con avenida Broadway, justo al lado de la bodega Fedel Gourmet Deli. Fue en ese punto donde los raperos Kenny Jiménez (21) y Francisco Mercedez (29) –alias Summa– vivieron sus últimos momentos luego que fueran baleados el domingo en la madrugada por un hombre que, por ahora, se encuentra fugitivo.

Decenas de personas han desfilado por ese improvisado escenario de oración en las últimas horas. Uno de ellos es el hermano menor de Summa, Miguel Mercedes (27), quien mira con tristeza esa especie de tabernáculo: hay cientos de velas con imágenes de santos, botellas de whisky y ron Brugal, rosarios colgando de una reja que da hacia un edificio, fotos, gorras, objetos que hablan de los fallecidos. Ambos, según dijo Miguel a El Diario, eran raperos que buscaban salir del barrio a través de música positiva.

“Hay que parar la violencia. Mi hermano, Summa, era un hombre bueno, que amaba a su familia. Eso puede constatarse al ver el número de personas que está aquí, acompañándonos. No tenemos pista de por qué pasó esto. Sólo sé que quiero que se haga justicia, también continuar con su legado musical. Sus letras hablaban de nuestras experiencias creciendo en Nueva York”, dijo Miguel.

Alrededor del altar los rumores del asesinato no cesan. La versión oficial es que Mercedez y Jiménez fueron tiroteados a las 3:00 a.m., el primero en la espalda, el segundo en el cuello, por un hombre que tras atacarlos fue recogido en un sedán blanco. Aún no se sabe, sin embargo, cuál fue el motivo; y, mientras la Policía investiga lo sucedido, las mujeres del barrio insisten en que ninguno de los dos muchachos merecía la muerte.

“Kenny tenía 21 años y siempre visitaba mi casa con su hermana. Era el único hijo barón de Sonia, mi mejor amiga. Era un buen muchacho, cuando lo mataron estaba en esta esquina, acababa de llegar de un concierto en Connecticut, estaba tranquilo”, dijo Mercedes Durán, vecina del barrio. Por su parte, Gloria Rodríguez, manifestó: “Summa sólo vivía por la música. Era un muchacho sano, yo lo vi crecer. No sé si fue una equivocación”

La Policía, sin embargo, dice que el crimen sí fue dirigido, y que esto puede asegurarse al ver un video que muestra el momento en que ambos fueron disparados. Aunque la comunidad se encuentra conmocionada, varios de los reunidos atestiguaron que no tenían miedo, y que iban a seguir cuidando el altar hasta que se hiciera justicia.

“Esto no puede quedar impune”, dijo el amigo de los raperos, Kinyiti Felipe.

// <![CDATA[//