Editorial: Los inmigrantes en California

La experiencia directa crea una buena percepción entre los nativos
Sigue a El Diario NY en Facebook
Editorial: Los inmigrantes en California
Los indocumentados son uno de cada diez trabajadores en California y el fruto de su labor representa cerca de 130 mil millones de dólares anuales en el Producto Bruto Interno.
Foto: Archivo

La mayoría de los votantes de California está en favor de ayudar a los menores de la frontera, mientras que una cantidad más reducida menor, aunque todavía mayoría respalda una Acción Ejecutiva del presidente Barack Obama para lidiar con los millones de indocumentados.

Este resultado de una encuesta estatal Field, de hace unos días, revela la imagen predominantemente positiva que tienen los californianos con los indocumentados y los inmigrantes en general.

Otro estudio dado a conocer días más tarde, producido por el California Immigrant Policy Center, destaca las contribuciones de los inmigrantes a la economía estatal. A través de cifra estatales muestra la significativo aporte de los extranjeros en nuestra estado.

Por ejemplo, uno de cuatro residentes de California es inmigrante y ellos producen el 31% del Producto Bruto Interno del Estado (650 mil millones de dólares).

Los indocumentados son uno de cada diez trabajadores en California y el fruto de su labor representa cerca de 130 mil millones de dólares anuales en el Producto Bruto Interno.

Hace 20 años los californianos votaron por la Proposición 187 que castigaba a los indocumentados de de una manera y con una retórica similar a la que se escucha hoy en otra áreas del país. Pero esto ha cambiado considerablemente.

El mayor contacto diario y real del nativo de California con los inmigrantes, con o sin papeles, permite una mejor valoración de su trabajo y de su honestidad. El inmigrante indocumentado no es el ogro, el delincuente ni la amenaza que describen las anécdotas de los políticos oportunistas. Por el contrario, es un ser humano con ansias de trabajar y superarse honradamente. Los californianos se dieron cuenta de ello.