Alemania celebra el festival de la cerveza

Los organizadores esperan servir más de seis millones de litros de cerveza durante los festejos que terminan hasta el 5 de octubre

Guía de Regalos

Alemania celebra el festival de la cerveza
Millones de turistas acuden a Munich para probar la variedad de cervezas.
Foto: EFE

La ciudad alemana de Munich se encuentra de fiesta pues dio inicio su tradicional fiesta de la cerveza “Oktoberfest”, donde acuden miles de turistas tanto nacionales como internacionales.

El “Oktoberfest” es uno de los festejos tradicionales de la cultura bávara que cada año atrae a millones de visitantes y este año feseja su 181 edición.

La agencia Notimex amplía la información

El alcalde de la ciudad, Dieter Reiter, fue el encargado de inaugurar, al mediodía del sábado el Oktoberfest con la apertura del primer barril de cerveza.

Necesitó cuatro mazazos para abrir el barril de 200 litros. El grito en dialecto “O´zapft is!” (“ya está abierto”), sirvió para comunicar a los presentes que el festival de la cerveza había comenzado oficialmente.

A continuación, carruajes de las seis cervecerías muniquesas tradicionales desfilaron por las calles de la ciudad. El “Oktoberfest” se celebra en Alemania desde el siglo XIX.

Su origen se remonta a la boda entre el príncipe Luis I de Baviera con la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen, celebrada en 1810. Desde entonces, el campo de Theresienwiese alberga las celebraciones del “Oktoberfest”.

Su celebración fue suspendida en diversas ocasiones con motivo del cólera que afectó a Alemania en el siglo XIX, también durante las dos guerras mundiales y, a mediados de los años 20 del siglo pasado, debido a la hiperinflación que se vivía en Alemania.

Desde 1946, este festival se celebra de forma ininterrumpida. Cada año, la fiesta de la cerveza atrae a millones de visitantes a Munich.

En la pasada edición, casi 6.5 millones de personas acudieron al “Oktoberfest”.

En esta edición, los organizadores esperan servir más de seis millones de litros de cerveza. Por primera vez, una Mass (cerveza de un litro) costará más de 10 euros (12,8 dólares, aunque algunas marcas servirán todavía cervezas al precio de 9,7 euros.

Además de cerveza, en el recinto del festival se sirve comida tradicional como los bretzel (panecillos con forma de lazo), albóndigas o codillo. Tampoco falta la música en directo que ameniza el festival durante todo el día y anima a bailar a los presentes.

Es habitual que familias y grupos de amigos acudan a este festival tradicional de la cultura bávara. A Munich también llegan turistas procedentes de todo el mundo.

Tanto locales como visitantes, suelen vestirse con el traje tradicional bávaro. Las mujeres van vestidas con el traje tradicional denominado “Drindl”, que realza su figura y cuenta con un generoso escote. Los hombres llevan un pantalón corto de cuero con tirantes y una camisa de cuadros rojos o verdes.

A la cita no suelen faltan personalidades reconocidas en Alemania. Entre ellos, los jugadores del Bayern de Munich, que acuden al Theresienwiese acompañados por sus familias.

Este año, la expectación será aún mayor porque varios de los jugadores del conjunto muniqués lograron la Copa del Mundo de Fútbol en el Mundial de Brasil.

Por delante quedan todavía dos semanas de celebraciones. El festival finalizará el 5 de octubre y desde ese momento el contador se pondrá otra vez a cero para empezar ya a pensar en el “Oktoberfest” del año que viene.