Edgar Ramírez es Bolívar

El cotizado actor venezolano da vida al Libertador y reflexiona sobre la situación de su país
Edgar Ramírez es Bolívar
Edgar Ramírez como Simón Bolívar
Foto: Cortesía:Cohen Media Group.

Cambió su vida, dirigida al periodismo, para dedicarse a la actuación. Y desde entonces Edgar Ramírez no ha parado.

La aventura más reciente del actor venezolano es darle vida a Simón Bolívar en The Liberator o Libertador. La producción española-venezolana se estrena este viernes.

“Como venezolano y latinoamericano, sí representa un enorme privilegio y honor para mí representar un personaje por el que siento tan profunda admiración como Simón Bolívar”, dijo el protagonista durante una breve entrevista.

Pero más que simplemente prestar su cuerpo y voz para recordar al líder latinoamericano que luchó por la independencia contra España, el premiado actor tenía otro proyecto en mente.

“Algo que pasa mucho con personas históricas es que se crean personajes unidimensionales que son una especie de mitos inalcanzables. Pero a mí me interesó este personaje porque está lleno de claros oscuros, de contradiciones, de ambivalencias, de manera compleja, contradictoria, sin guardar ninguno de sus aspectos. Y eso fue lo que más me gustó”, aseguró entusiasmado el también productor ejecutivo de este proyecto que en dos horas se enfoca en la vida del Libertador entre 1800 y 1830.

Para parecerse más a su papel, Ramírez tuvo que cambiar de apariencia oscureciéndose el cabello y ocultando sus ojos verdes con unos color café.

Asimismo, habló de los planes de Bolívar para el continente americano que lo llevaron a ir desde un gran triunfo a la traición.

“Si el proyecto de Bolívar si hubiera realizado, América Latina hubiera tenido un gran peso en el mundo. El mundo sería muy distinto, los contra pesos hubiera sido muy distintos…”, dijo.

“Las fronteras impuestas [entre los países] fueron arbitrarias, artificiales, impuestas por otros intereses y no por el bienestar de los americanos nacidos y crecidos en el continente”, continuó sobre la unión que Bolívar trató de formar en lo que es ahora Suramérica.

Agregó que Bolívar compartía los ideales de grandes personajes de la historia, mismos que hasta en este momento no existen en gran parte de la población latinoamericana.

“Algo que todavía lamentablemente nos caracteriza a los latinoamericanos es la visión corto plazista, en ver la satisfacción instantánea. Lo que Bolívar miraba con su generación era cómo las decisiones de hoy nos iban a afectar de 300 años en adelante, cosa que también tenían los nativos americanos: los apaches y los navajos; esa cosmo visión de esa generación brillante desde [George] Washington a [Abraham] Lincoln. Pero nosotros no miramos el impacto de las decisiones de hoy en el futuro”, afirmó.

Con tristeza y acento que delata su origen, habló de su país natal.

“Me duele mi país y particularmente la fragmentación dentro de la sociedad venezolana, [el] que sea tan difícil ponernos de acuerdo. Y definitivamente necesitamos encontrar puntos de encuentro y la paz justamente depende del reconocimiento del sufrimiento y la carencia del otro. La violencia es terrible. La verdadera crisis venezolana, más allá del conflicto político y económico, es el tema de la violencia y cómo la violencia se ha vuelto en una tragedia diaria y nos afecta a todos por igual. Lamentablemente se ha politizado la violencia en lugar de que sea una causa de todos para poderla combatir, entonces es complejo”, dijo con un notable pasión y desilusión