East Williamsburg, un mundo nuevo

El influjo inmobiliario ha transformado un barrio de puertorriqueños e italianos

East Williamsburg, un mundo nuevo
Evelyn Pérez con una taza gigante en The Pottery Cafe.
Foto: Gerardo Romo / EDLP

@JoaquinBotero

Mi Casita Borinqueña, cerca de la confluencia de Graham y Grand, está abierto al público como bar mientras su dueño batalla para iniciar un restaurante. Es una de las muchas batallas que ha tenido Armando Agosto (67), quien vino de Ponce, Puerto Rico a los seis años y siempre ha vivido en East Williamsburg.

Recuerda que cuando llegó en el barrio había italianos, puertorriqueños y judíos. “Nosotros de Grand no pasábamos y los italianos no venían para nuestro lado. Si alguno cruzaba había puños y palos, pero nada más”, dice Agosto con una sonrisa.

Quedan señales de esa época: Graham, de Grand hacia el sur se llama avenida Puerto Rico y hacia el norte se llama Via Vespucci, en homenaje al cartógrafo italiano Américo Vespucio, el primero en proclamar la existencia del nuevo continente.

Agosto dice que hace treinta años el barrio era peligroso y no atractivo como lugar de residencia. Todo lo contrario a ahora. “La renta de un apartamento de tres habitaciones valía $600, los que ahora valen hasta $3,000”, dice. “Estos muchachitos blanquitos se meten de a cinco, como los mexicanos”.

East Williamsburg está en un punto medio que da para confusiones: por su cercanía con Williamsburg algunos piensan que es éste, y debido a que Bushwick es una de sus vías importantes, otros creen se llama así. Ni el uno ni el otro. Graham es su límite al este; al norte está el BQE, al oeste el arroyo Newtown Creek, y Flushing al sur.

En este recuadro viven y trabajan todo tipo de neoyorquinos: restos de la antigua inmigración polaca e italiana, jóvenes profesionales que han llegado a la zona los últimos quince años, especialmente a los edificios renovados, y latinos que a pesar del incremento de los arriendos han resistido el empuje de la gentrificación: miles de dominicanos, puertorriqueños y afroamericanos de clase trabajadora viven en varias manzanas de edificios de vivienda pública. Y, por supuesto, está la pintoresca muchedumbre de ropas anticuadas, barbas largas, sombreros y algún instrumento a sus espaldas, llamados ‘hipsters’.

Cerca de la estación Montrose del tren L, el barbero cubano Emerio Pérez (80) corta pelo con humor habanero desde hace cuarenta años. Recuerda que cuando llegó había pocos negocios y muchos más hispanos que ahora. Señala una tienda de bagels y dice que ahí había un salón de billares, y donde ahora hay nuevos edificios antes había terrenos baldíos.

Hacia el este hay factorías abandonadas que se convirtieron en ‘lofts’: apartamentos de techos altos, con amplios espacios comunes, que se han subdividido en habitaciones de distintos tamaños. Acá viven los ‘hipsters’ o la llamada comunidad artística: solteros veinteañeros, músicos y modelos.

Sobre Humboldt está la Marqueta de Moore, que en la actualidad está siendo remodelada y reorganizada, cuenta Evelyn Pérez (57), de padres puertorriqueños y quien volvió a su vecindario no solo a cuidar a su madre, también a empezar su negocio de pintura de artesanías, The Pottery Cafe. “Queremos que haya una marqueta como la de Essex en el Lower East Side”, dijo Pérez.

MÁS HISTORIAS DE NUESTROS BARRIOS

Bienes raíces

Comprar

Los estudios rondan los $500,000. Apartamentos de una habitación en condominios de lujo fluctúan entre $750,000 y $875,000. De dos habitaciones $1,000,000.

Arrendar

Apartamentos de una habitación rondan los $1,500. De dos habitaciones están entre $1800 y $2,500. De tres habitaciones fluctúan entre $2,500 y $3,500

Cómo llegar

East Williamsburg es recorrido por el tren L en las estaciones Grand, Montrose y Morgan. En la frontera con Bedford-Stuyvesant está la parada Flushing de los trenes elevados J y M, y la Flushing del tren subterráneo G. También el barrio lo recorren los autobuses las rutas de buses B60 y B 43.

Un restaurante

Roberta’s y Blanca’s es la pizzería mejor reseñada de la ciudad en la 261 Moore St., Brooklyn.

Un negocio

The Pottery Cafe Pintura y artesanías en la Marqueta de Moore.

Estación de policía

Cuartel 94

100 Meserole Avenue.

(718) 383-3879

Oficina de correo

47 Debevoise St. (718) 388-6967. 442 Lorimer St.

(718) 599-5700

Bibliotecas Públicas

340 Bushwick Avenue (718) 602-1348 81 Devoe St. (718) 486-3365.

En el siglo 18, Bushwick era un pueblo frente al agua de dónde había servicio de ferry hasta Manhattan.

En 1800, Richard M. Woodhull compró el área para establecer un asentamiento. Lo llamó Williamsburg en honor a su amigo y topógrafo el coronel Jonathan Williams. Williamsburg fue incorporado como villa en 1827. Parte del pueblo de Bushwick incluía 26 calles de este a oeste.