Pastor sabía que tenía sida y tuvo sexo con feligreses

Juan McFarland, de Shiloh Missionary Baptist Church, en Alabama, enfrenta varias demandas

Un juez del condado Montgomery evalúa el pedido de feligreces para que  McFarland sea removido de la iglesia.
Un juez del condado Montgomery evalúa el pedido de feligreces para que McFarland sea removido de la iglesia.
Foto: YouTube / AP

El reverendo Juan McFarland, líder de Shiloh Missionary Baptist Church, en Alabama, tuvo sexo con miembros de su congregación a los que no les informó sobre su padecimiento de SIDA.

El juez de circuito del condado Montgomery, Charles Price, concedió este jueves el pedido de feligreces para que el religioso sea removido de la iglesia a raíz de la controversia. Price emitió un interdicto preliminar a solicitud de los diáconos y fideicomisarios de la iglesia.

Los miembros del ministerio votaron, el 5 de octubre, a favor de su expulsión. Sin embargo, el pastor ha rehusado dimitir, ha cambiado las cerraduras de la iglesia y nombres en cuentas bancarias, según reseño la agencia AP.

Deacon Nathan Williams Jr. alega en una de las demandas, que, entre agosto y septiembre pasados, McFarland confesó, en medio de sus discursos, haber tenido sexo con fieles en el edificio de la iglesia. El religioso cometió los actos aún cuando estaba consciente de que tenía SIDA; tampoco alertó a sus parejas sexuales sobre la situación. Además, McFarland reveló haber consumido drogas. No se especificó el número de personas con las que el reverendo mantuvo contacto sexual y si algunos de ellos se contagió con el virus.

La demanda también incluye al parlamentario de la iglesia, Marc Anthoni Peacock, quien supuestamente participó en el cambio de cerraduras y en la alteración de la información bancaria.

El juez sostuvo que la corte no tiene inherencia en los asuntos religiosos, pero, en casos como éste, en los que se cuestiona el control de propiedades e ingresos, el Gobierno puede intervenir.

Así las cosas, la litigación se enfoca en los estatutos de la iglesia, adoptados en 2013, y no en las confesiones del pastor. Las disposiciones dificultan que el líder de la congregación sea despedido; éstos tienen que renunciar por cuenta propia o morir.

Por 24 años, el religioso ha dirigido la iglesia que tiene 90 años de existencia, y forma parte de la Convención Bautista Nacional.